Los grandes nombres de la cocina española van cayendo uno a uno como si aspirantes al “Trono de los Siete Reinos”, que dejó Ferrán Adrià, se tratasen. Todos juegan sus cartas, con la ayuda de sus socios colaboradores, pero lo cierto es que a la hora de la verdad siempre hay un guionista que rompe la baraja…  El último ha sido el que ha “decapitado” al chef Rodrigo de la Calle como Chef Ejecutivo del Hotel Villa Magna.

Grimbergen y Rodrigo de la Calle

Con la crisis económica hemos visto penurias de todo tipo, ya fueran personales o empresariales. Todos hemos “tributado” por igual. Tanto familias que antes tenían cuatro duros para gastar en cualquier restaurante al mes, ya fuera este de “Fast Food” o de cocina “Gourmet”, como aquellas otras con menús recursos que iban a los bares y restaurantes de siempre a tomarse unas raciones de platos tradicionales. Sea como fuero, los precios de los menús han ido cambiando al ritmo que marcaba la situación económica española.

No digo que por ello todos debiéramos pagar por igual, que no es así, pero lo cierto es que algunos han disfrutado de un cierto privilegio al ser reconocidos por el tenedor mágico de los “Astro Foodies” como una estrella a seguir, que otros, aún ofreciendo la cocina tradicional que se solicita hoy, han venido ofreciendo desde hace unos años atras sus platos tradicionales de siempre, a un precio y calidad que muchos restaurantes con estrella ya quisieran para sí.

Estos críticos o Foodies, como se llaman ahora, nos han intentado vender todo tipo de cocinas, ya fuesen Altas, Medianas o Bajas, según marcase el mercado, pero el tiempo nos ha dado a entender que lo que realmente a lo que la gente importa es que esa cocina fuese “buena, bonita, barata y tradicional”. Con lo que hoy en día muchos dicen, y afirman, que la cocina “moderna” no es rentable.

Hoy en día ni el más rico está dispuesto a pagar un menú por más de 200 euros, cuando la “moda gastronómica” está encaminada a disfrutar de menús de 30 euros como máximo, en unos espacios de diseño y muy “Cool”.

Todo este “rollo” va en torno a una cuestión tan absurda, y de moda, como son todos los restaurantes de “Alta Cocina” cuyos Chefs Ejecutivos han han vuelto sus miradas a negocios más tradicionales como pueden ser las nuevas “Gastro Tabernas” o “Gastrobares”, como medio de supervivencia.

No digo nombres porque todos, o casi todos, conocemos algunos chefs de la “Alta cocina” que han montado un negocio, por no decir cadena, en torno a los bares o restaurantes tradicionales.

Ellos se basan en que ofrecen cocina “Moderna” con aires tradicionales, cuando realmente, y la verdad es, que el comensal busca cocina tradicional en un ambiente más moderno, a un precio más economico.

Revisión de la alta cocina…, yo diría que no, más bien visión de negocio, por no decir supervivencia empresarial. Y si no, basta con ver los perfiles de estos “Astros Gastronómicos” en sus diferentes redes sociales, y las fotos “retro” que cuelgan tanto de platos como de decoración de los restaurantes que visitan.

Send this to friend