Bodegas Francisco Gómez

“El mundo del vino: mi sueño, un sueño de cuando niño hecho realidad y al que hoy me entrego como mi gran pasión, lo que hace que haya algo de mí dentro de cada botella.” Francisco Gómez, propietario de Bodegas Francisco Gómez.

Vinos Bodegas Francisco Gomez

Publicidad

Gracias al Patronato Provincial de Turismo Costa Blanca conocimos en nuestra visita a Alicante Bodegas Francisco Gómez, sin duda alguna una de las bodegas más sorprendentes de la provincia.

En un paraje singular de la localidad alicantina de Villena, rodeada de montañas y a 700 metros de altura, se encuentra en la Finca La Serrata “Bodegas Francisco Gómez”. El sueño de un visionario que desde que era niño quería tener y en el que hoy en día se entrega con pasión.

Si bien a primera vista Bodegas Francisco Gómez puede parecer un gran “Parque Temático del Vino“, esta impresión solo se queda en eso, en una apariencia, ya que el trabajo que desarrollan en los viñedos y en el interior de esta bodega, se ve recompensado con la cantidad de premios recibidos por sus vinos a lo largo de su corta existencia, once años.

Cuando llegamos a la plaza de la bodega, toda ella construida a partir de antiguos materiales que el propio Francisco Gómez se ha encargado de comprar y llevar para realizar parte de las instalaciones, pisamos sobre un amplio mosaico elaborado con adoquines extraídos de antiguos pueblos que fueron “devorados” por embalses hace muchos.

Levantamos los ojos y nos encontramos con una fachada de piedra del s. XIV, traída piedra a piedra ex proceso de tierras andaluzas.

Tras esto, y haciendo un giro de 180º continuamos contemplando la magnitud del sueño de Francisco Gomez a la hora de realizar esta bodega.  Aunque todavía esté incompleta a falta de terminar varias obras entre las cuales se encuentra un restaurante (tres tenedores) destinado a reuniones y todo tipo de celebraciones al que se accederá a través de la gran fachada de piedra, que se abrirá en unos pocos meses.

Una fachada que está flanqueada por la bodega (a su izquierda), y la almazara (a su derecha), con sus respectivos museos dedicados al vino y al aceite de oliva. Porque Bodegas Francisco Gómez, aparte de vinos, también elabora aceite de oliva virgen extra con las aceitunas que producen los olivos de su finca.


Publicidad

En este vistazo también se puede ver la “Torre de Control”, un mirador desde el cual se puede observar todos los dominios de la finca La Serrata la capilla de la bodega, los amplios viñedos, el olivar y las diferentes instalaciones.

Al lado de este mirador se encuentra, la tienda donde se pueden comprar y degustar los diferentes productos elaborados por la bodega (vinos, aceites y embutidos), y la capilla de la bodega, donde en un futuro, una vez esté consagrada, podrán realizarse enlaces matrimoniales, bautizos y comuniones.

En el exterior, al lado contrario, se encuentra el “Monumento al Vino”. Un gran racimo de uva en bronce que gira y cambia de color verde al rojo dentro de un marco de 10 metros de alto y 14.000 kilos de peso, elaborado por el artista Alberto Corazón.

Como ves, aquí todo es a lo grande! Y si fuera nos muestran esto, en su interior se encuentra el verdadero tesoro de Bodegas Francisco Gómez: la sala de elaboración de vino, la sala de embotellado, la sala de barricas, construida con piedra y madera bajo tierra, la Ermita del fondillón, un vino tinto dulce elaborado con uva sobre madura 100% Monastrell, la variedad original de la tierra de Alicante, que es la Joya de la bodega.

También bajo tierra se encuentra la “Sociedad de los Nichos”, un lugar especial de la bodega donde todas las personas que así lo deseen pueden alquilar por un año un nicho con 250 botellas de vino de la bodega además de otras que quieran llevar de su propiedad. En este lugar pueden ir a disfrutar de sus vinos en compañía de familiares y amigos.

Una vez terminamos la visita pudimos probar diferentes productos propios como chorizo, jamón y lomo ibérico, sobrasada, morcilla curada, sobrasada, aceites, que fueron armonizados con vinos de la bodega (Moratilla, Fruto Noble, Fruto Noble Cabernet Sauvignon Blanc, Serrata, Bocanegra y su gran “joya” Fondillon de Bodegas Francisco Gómez).

Salimos de aquí con la sensación de haber visitado un mundo mágico en torno al vino, un mundo que sin duda Francisco Gómez soñó en su niñez y que hoy en día ha convertido en realidad.


Visitas a Bodegas Francisco Gómez:

Horarios: De Lunes a Viernes de 9h a 14h y de 16h a 19.30h, Sábados de 10h a 14h y de 16h a 19h y Domingos de 10h a 14h.

Precio por persona: 8 € para adultos a partir de 16 años, 6 € para niños de 12 a 16 años y gratuito para menores de 12 años. El precio de la entrada se descuenta por una compra igual o superior a 40 € por persona.

Visita a la plaza de la bodega, capilla de la finca, sala de elaboración del vino, sala de barricas, ermita del fondillon, sociedad de nichos y museo del aceite.

Al finalizar el tour, en la tienda, se realiza una degustación de sus vinos y aceites acompañada de embutidos ibéricos elaborados también en la misma finca.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.