El ritmo circadiano y el metabolismo están íntimamente relacionados, por lo que perturbar el equilibrio del reloj biológico podría tener un efecto negativo.

Cell Metabolism

Según investigaciones llevadas a cabo por expertos norteamericanos de la Northwestern University y el Evanston Northwestern Healthcare en Illinois, consumir sólo unas pocas comidas con elevada cantidad de grasas puede ser suficiente para desajustar el reloj biológico y entrar en un círculo vicioso que podría llevar a la obesidad y a la diabetes.

Las investigaciones se efectuaron sobre un grupo de ratones alimentados con comida de alto contenido graso, y al cabo de un tiempo éstos mostraban cambios importantes en su dieta y sus patrones de sueño, dado que dormían más y comían cuando debían estar descansando.

Según los doctores los efectos pueden ser bastante rápido, ya que éstos se pueden observar en los ratones en cuestión de unos pocos días, una vez iniciado la ingesta.

No obstante, el efecto no sería automático en los humanos, ya que se ha demostrado en muchos estudios que tenemos reacciones más complejas que los ratones a los cambios en la alimentación.

La investigación, publicada en la revista “Cell Metabolism“, sugiere que comer en exceso altera un mecanismo central del reloj biológico, modificando las señales internas que controlan el apetito.

Este “reloj interno” es conocido como ritmo circadiano, el cual maneja los ritmos diarios del organismo y regula cuándo dormir, despertarse y comer, entre muchas otras funciones del cuerpo.

El estudio sugiere que el ritmo circadiano y el metabolismo están íntimamente relacionados, por lo que perturbar el equilibrio del reloj biológico podría tener un efecto negativo.

Vía: Elconfidencial.com

Más información y fotografía: Cell Metabolism

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to friend