Productos etiquetados como saludables que son engañosos

Las etiquetas de los alimentos y bebidas ocultan datos básicos de los productos y no aportan la información adecuada a los consumidores.

Comida en la mesa

Según el informe ¿Alimentos que todo lo pueden?, presentado ayer en Madrid por la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU), las etiquetas de los alimentos ocultan datos básicos y no aportan información a los consumidor. Es más, un tercio del etiquetado con reclamos saludables sobre su naturaleza es engañoso o inducen a error y encima eleva su precio final.

El documento constata, en este sentido, que los alimentos con etiquetas específicas pueden llegar a ser hasta un 130% más caros que los productos convencionales, sobre todo en el caso de las galletas (184% más caras), las margarinas (147%) o la leche (55,%) ya que el consumidor prefiere pagar más por un producto cuyo consumo repercute directamente en la salud.

La investigación se basa en el estudio de 448 etiquetas de productos, cuyos verdaderos ingredientes se ocultaban bajo denominaciones tales como “sin sal añadida”, “sin colesterol” o “rico en fibras” o la de «99,5% de grasas» en un zumo donde los nutrientes a vigilar son los azúcares, destacándose otros aspectos menos significativos que no son útiles para el consumidor mientras que la información obligatoria pasa a un segundo o tercer plano, según la CEACCU.


Asimismo, el informe nos asegura que se ha producido un aumento de mensajes relacionados con “el bienestar general” que no especifican ningún beneficio concreto para el consumidor, como ocurre en el uso de los lemas tipo “el yogur que te favorece en todos los sentidos” o el “estimula el sistema inmunológico”, etc., lo que induce a error sobre la verdadera naturaleza saludable del producto.

Además, el consumidor no es informado adecuadamente sobre los riesgos indirectos que entraña el consumo de estos productos por lo que el etiquetado actual no puede ser definido de comprensible.

A pesar de estas irregularidades, la presidenta de CEACCU, Isabel Fernández, que asistió al acto de presentación, insistió en que todos los productos que se encuentran en el mercado son seguros, aunque las etiquetas no cumplan con la legislación vigente (el Reglamento 1942/2006), ya que no pueden atribuirse propiedades terapéuticas inexistentes a los alimentos.

Lo mejor, como aconseja Isabel, es seguir una alimentación sana y equilibrada, y que mejor que nuestra dieta mediterránea para vivir sanos y “equilibrados”.

Vía: noticias terra

Más información: CEACCU

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.