Garbanzo, uno de los mejores alimentos

La riqueza en vitaminas y minerales de los garbanzos les otorga una gran importancia en la alimentación.

Garbanzo de Valseca
Los expertos señalan que no tienen precio a la hora de combatir el colesterol, aparte de ser una fuente de felicidad como lo demuestra un estudio realizado en Israel.

Esta legumbre posee hierro, potasio, calcio, fósforo, magnesio, vitamina B, tiamina, niacina, riboflavina, retinol y ácido fólico.

Tiene un gran valor energético (370 kilocalorías por Kg.)

Son tan ricos en proteínas como las carnes y casi tan ricos en glúcidos como los cereales. Son pobres en agua y los más ricos en fibra.

Su principal componente son los hidratos de carbono, mucho almidón (recomendado para fuertes esfuerzos físicos y para la dieta de personas diabéticas)

Su contenido en lípidos es mayor que el resto de legumbres, destacando la presencia de ácido oleico y linoleico, ambos insaturados.

Aporta mucha fibra, favoreciendo el tránsito intestinal (anti-estreñimiento) y reduce los niveles de colesterol en la sangre.

Por su escaso contenido en sodio (sal) y en grasas se incluyen en dietas para hipertensos (tensión alta) y son diuréticos.

Como siempre, debe imperar el sentido común y algo de imaginación; el garbanzo resulta muy saludable para la alimentación, pero si le acompañamos con una serie o cantidades considerables de otros productos no tan benévolos (tocino, morcilla, chorizo…) puede que resulte indigesto si no desgastamos todas las calorías ingeridas.

El garbanzo se puede acompañar con otros alimentos que casan bien, o cocinar de formas muy diversas: potajes, con verdura, ensaladas, purés, fritos, paellas, en guisos, con sopas, tostados al horno, o como sustitutos del café después de tostados.

PATÉ DE GARBANZOS (Hummus)

Ingredientes:
  • una taza de garbanzos cocidos
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • zumo de un limón
  • una cucharada de tañí (puré de sésamo)
  • un ajo pequeño
  • agua

Hummus garbanzos

Elaboración

  1. Mezclar los garbanzos con el resto de ingredientes en un recipiente y lo pasamos por la trituradora o mezcladora.
  2. Le añadimos más limón o más ajo, a gusto.
  3. Lo servimos sobre algo crujiente (galletas, pan, verduras duras, tostadas…)

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.