La ONU planta cara a la crisis alimentaria mundial

Naciones Unidas y el Banco Mundial crearán un grupo especial para afrontar la gran crisis de los alimentos que está sufriendo el mundo.

Hambre niños Pakistan

La ONU, cree que esta crisis alimenticia es un problema sin precedentes, sobre todo para los países más pobres, y para combatirla… nada mejor que dinero 2.500 millones de dólares, unos 1.600 millones de euros.

Como bien dice el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, “si no se cubren plenamente los fondos que hemos solicitado, nos arriesgamos a que aumente aún más el hambre, la malnutrición y a que estallen disturbios sociales a una escala sin precedentes“.

¿Pero este dinero no hará subir de precios todavía más los alimentos?

Pues no se sabe, ya que el Banco Mundial, ha través de su presidente Robert Zoellick, ha pedido a los países productores de alimentos que no prohíban su exportación porque agrava el problema del incremento de precios, cosa difícil, ya que estos quieren tener en su despensa alimento para su población.

La cosa es seria, ya que en lo que va de año, el arroz ha subido un 141%, el trigo cuesta 130% más que hace 12 meses y el maíz nunca estuvo tan caro en 12 años. Todo esto ha provocado protestas violentas en muchos países, y lo que es peor, ha aumentado la cifra de hambrientos en decenas de millones.

Es por ello que la ONU y sus agencias tienen como prioridad asistir de manera urgente a las poblaciones hambrientas y además buscar soluciones a más largo plazo, buscando un equilibrio entre los defensores del proteccionismo y los de la apertura de los mercados, y entre los partidarios de los biocarburantes (muchos países creen que el alza de precios mundial es debido a estos combustibles) y sus opositores.

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PAM), que alimenta a 73 millones de personas en 78 países y es considerado como la última barrera entre los hambrientos y la inanición, debe ser reforzado en al menos 756 millones de dólares adicionales (476 millones de euros), a causa de esta subida desorbitada. Aparte, la hiperinflación de los alimentos pone en peligro el cumplimiento de los Objetivos del Milenio de la ONU, sobre todo reducir a la mitad la pobreza en el mundo de aquí al 2015.

Robert Zoellick avisa de que 100 millones de personas más, podrían acabar en la extrema pobreza, subsistiendo con menos de un dólar al día, por esta subida de precios.

Lo que sí que es cierto que en la reunión que tuvieron ayer el secretario general de Naciones Unidas junto con los jefes de 27 agencias y organizaciones de las Naciones Unidas en la ciudad suiza de Berna, ha servido para dar una esperanza a los hambrientos del mundo, ya que tienen claro de donde parte el problema.

Por un lado la Organización Mundial de Consumo (OCM), solicitó quitar los subsidios a los campesinos para cultivar alimentos en los países ricos ya que piensa que estos han sido los causantes de la destrucción de la agricultura en los países pobres.

Por otro el Banco Mundial en un principio criticó al Fondo Monetario Internacional de “obligar” a estos países pobres a cultivar productos destinados al biocombustible y no a la cadena alimenticia (lo cual fue uno de los causantes de la reducción de alimentos), ahora le aplaude por dar un cambio a esta política y hacer justamente lo contrario.

Como podemos observar, este problema tiene una complicada solución.

Aunque con un poco de tiempo, y la colaboración de todos los países, tanto “pobres” como “ricos”, esperemos que poco a poco vuelva todo a su cauce.

Vía: noticias terra

Más información: elpaís

Más información en El Aderezo: El arroz se empieza a racionar en Estados Unidos

2 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to friend