El Jamón Serrano ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares.

El mayor problema que existe en el mundo desarrollado en el tema de la alimentación es la obesidad que se viene sufriendo desde hace algunos años con el agravante que ahora se empieza con esta “enfermedad” desde una edad infantil.

Cortar Jamón

Publicidad

Expertos de todo el mundo están investigando la forma de acotar la ingesta de grasas que debemos consumir.

En relación con estos estudios, expertos estadounidenses (American Dietetic Association) y canadienses (Dietitians of Canada), se han unido para crear la guía Dietary Fatty Acids (ácidos grasos de la dieta), en la que incluyen recomendaciones sobre la cantidad y el tipo de grasa que debe estar presente en nuestra alimentación. Las dos asociaciones están de acuerdo en que la grasa es un nutriente necesario para el organismo y por ello debe estar presente en la alimentación.

Por este motivo recomiendan que, aproximadamente, el 30% de la energía diaria sea aportada por las grasas. Dentro de este porcentaje es muy importante vigilar el tipo de grasa que se ingiere, ya que todas no son iguales, siendo la opción más saludable las grasas insaturadas, como los que presenta el Jamón Serrano español.
Ya que en 100 gramos de Jamón Serrano hay 4,5 gramos de grasas que presentan un equilibrio sano ya que tienen una gran proporción de ácidos grasos insaturados (más del 55%), principalmente ácidos grasos monoinsaturados, destacando el ácido oleico, presente también en el aceite de oliva, con un efecto beneficioso en los niveles de colesterol plasmático.


Hasta el colesterol es necesario para un correcto funcionamiento de las funciones vitales, pero se hace indispensable hablar de los dos tipos de colesterol existentes, HDL (colesterol bueno) y LDL (colesterol malo).

Siendo lo más beneficioso para la salud, reducir los niveles sanguíneos de colesterol LDL y aumentar el nivel de HDL.

Las grasas insaturadas presentes en el Jamón Serrano, como el ácido oleico, contribuyen en este control del HDL y LDL. Existen muchos estudios que indican que los ácidos grasos monoinsaturados ejercen una protección contra el riesgo de sufrir una enfermedad coronaria.

El Jamón Serrano es un alimento con un apreciado sabor y un buen perfil lipídico. Además su aporte de calorías es moderado, ya que 100 gramos de Jamón Serrano aportan, como media, 160 kilocalorías, por lo que podría indicarse incluso en una dieta hipocalórica en la que además se quisiera colaborar en la prevención de la aparición de todas estas enfermedades englobadas dentro del denominado síndrome metabólico.

Ya sabes, pon jamón serrano en tu vida.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.