Las verduras y ensaladas aderezadas con aceite de oliva son más sanas

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Almería (UAL) y de la Unidad de Vitaminas del Hospital Universitario Puerta de Hierro (Madrid) ha confirmado la potencialidad del aceite de oliva virgen como vector de las propiedades terapéuticas de la luteína, un antioxidante que se ha demostrado eficaz en la prevención de patologías neurodegenerativas o cáncer.

ensalada de rúcula y queso de cabra

En este estudio se confirma la potencialidad que tiene la luteína, como vector de las propiedades terapéuticas de esta sustancia, que aparece de forma natural en verduras y hortalizas de hoja verde oscuro como las coles de Bruselas, guisantes, espinacas, brócoli, lechuga, judías, ortigas, perejil, etc., y en otros alimentos como las yemas de huevo, la naranja y  hasta en los pétalos de algunas plantas, como la caléndula, de donde se obtiene la mayoría de este componente que aparece en los suplementos dietéticos.

La luteína es un pigmento de color amarillo que aparece de una forma natural en la retina, junto con la zeaxantina. Este antioxidante natural protege nuestra vista de dos maneras diferentes: una es gracias a su efecto antioxidante (la parte externa de la retina es rica en ácidos poliinsaturados que son atacados por los radicales libres y sufren un proceso de oxidación debido a la incidencia de la luz en esta área) y otro es gracias a que actúa como un filtro de luz, protegiendo la vista de algunos de los efectos dañinos del sol.
La conservación de este pigmento es lo que permite el filtrado de los rayos ultravioleta del sol, impidiendo la formación de muchas enfermedades, entre ellas la degeneración macular, que es un trastorno de la visión caracterizado por la perdida de la agudeza como consecuencia de la degeneración que se produce en la mácula o parte central de la retina.

Es por todo esto, y a través de diversos acuerdos suscritos con la Unidad de Vitaminas del Hospital Puerta de Hierro, que la Universidad de Almería (UAL) ha realizado estudios in vitro para conocer la biodisponibilidad de la luteína en función de los vectores utilizados, entre ellos el aceite de oliva.

En una proporción de un gramo de sustancia por litro de aceite de oliva virgen, los expertos encontraron que, mientras por ingesta directa sólo se metabolizaba un 15% de producto, con aceite de oliva la proporción llegaba al 90%.

De igual manera se ha demostrado que niveles altos de estos componentes en la retina defienden la vista contra las cataratas. Ambos pigmentos parecen también proteger al organismo contra la aparición de ciertas formas de cáncer.

Además de este descubrimiento, una técnica patentada por la UAL a partir de un microalga bautizada como “Scenedesmus almerienses” permite producir de manera “masiva” la luteína al extraer entre seis y diez gramos de esta sustancia por kilogramo de biomasa.

Al tiempo, en el Puerta de Hierro de Madrid, trabajan sobre simulaciones en laboratorio y, a corto plazo, realizarán ensayos de biodisponibilidad de lupeína en embutidos y dietas proteicas.

La investigación, publicada en la revista “Food Chemistry“, alude a la cuantía que se incorpora al torrente sanguíneo en la proporción de un gramo de luteína por litro de aceite de oliva.

Vía: teleprensaworld

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to friend