Pan Masala, una mezcla de semillas y especias

El Pan Masala es una mezcla de semillas y especias que se sirve después de las comidas, en países del Medio Oriente como la India, para ayudar a la digestión o también para dejar un aliento refrescante.

Pan Masala

En nuestro viaje a La Provenza descubrimos, en una de las numerosas tiendas que hay de especias, sales y todo tipo de ingredientes, compramos una muestra de Pan Masala para comprobar sus propiedades.

El Pan Masala es conjunto de especias y semillas que tiene la finalidad de ayudarnos a realizar una correcta digestión, después de haber ingerido una comida picante o de muchos sabores, además de dejarnos un refrescante y aromático aliento.

Pan Masala 1

Si bien parece “pienso” para mascotas como canarios o jilgueros, el Pan Masala tiene un sabor muy especial que se le otorga las diferentes especias y semillas que lo componen.

Aunque casi todas estas semillas están recubiertas por una capa de azúcar coloreado, que intensifica aún más su inconfundible sabor y aroma, entre las diferentes especias que componen el Pan Masala podemos destacar las semillas de hinojo, sésamo, anís, tamarindo o cilantro. Además de hojas de menta, lima, cardamomo, nueces de betel y areca, entre otras.

La tradición de mascar Pan Masala para refrescar el aliento después de las comidas viene de muchos siglos atrás, y tiene su historia en la India en particular.  Hace muchísimos años no había higiene bucal y para tener un aliento fresco y agradable las personas de poder en la India se decantaron por obtenerlo a base de ingerir después de las comidas Pan Masala una mezcla especial de semillas y especias que cada hogar elaboraba de forma diferente dependiendo de la economía familiar.

Algunas de estas mezclas incluían hierbas y especias con propiedades antibacterianas que benefician a la salud oral de quien las tomaban e, incluso otros Pan Masala, también tenían propiedades estimulantes que otorgaban al comensal “energía extra” después de cada comida, especialmente las cenas…

Pan Masala 2

La tradición para tomar Pan Masala después de la comida es servir esta mezcla en platos pequeños y colectivos en el centro de la mesa. Después el comensal deberá tomarlo bien con cuchara pequeña o bien con ayuda de sus propios dedos.

Nosotros lo hemos probado y debemos deciros que la sensación en boca es muy especial ya que al crujir de las semillas hay que sumar el intenso sabor que inunda al paladar y el frescor que nos deja en el aliento. Aunque si te soy sincero, mi digestión no ha sufrido variación alguna a pesar de los 7 euros que hemos pagado por 100 gr. de Pan Masala.

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.