Hace un tiempo os comentamos en El Aderezo que el cocinero Paco Roncero tenía un nuevo proyecto para la ciudad de Madrid.

Estado Puro Las tapas de Paco Roncero

Bien ese proyecto lleva algo más de un mes en funcionamiento bajo el nombre de “Estado Puro: Las tapas de Paco Roncero” y está situado en el hotel NH Paseo del Prado, ubicado en la Plaza Cánovas del Castillo en Madrid, conocida popularmente como la Plaza de Neptuno, y tanto la decoración del espacio como la oferta gastronómica responden a la renovación creativa del tradicional bar de tapas.

El arte del tapeo es una de las costumbres más arraigada de nuestra cultura patria. Para un cocinero como Paco Roncero, que ensalza la cocina española a través de la innovación y la experimentación pero preservando siempre sus raíces, perfeccionar la consagrada tapa ha sido un objetivo de obligado cumplimiento que se muestra en todo su esplendor en su nuevo bar de tapas.

Con Estado Puro, se amplía la gran colaboración que Roncero mantiene con la cadena hotelera NH, que desde hace tres años le ha confiado la dirección del restaurante del Casino de Madrid.

El nuevo local de algo más de cien metros cuadrados con capacidad para cerca de 90 comensales es todo imaginación y diseño, no sólo en las tapas sino también en la decoración, en la que destacan como principales señas de identidad el techo abovedado completamente cubierto por 1.000 peinetas de color blanco y un amplio mural que rememora las imágenes publicitarias de mediados del siglo XX.

Estado Puro también dispone de una amplia terraza en la que se ha colocado un árbol rodeado por una gran jardinera en la que se han plantado lechugas, pepinos y tomates.

Estado Puro Las tapas de Paco Roncero

La carta del restaurante incluye una amplia variedad de tapas frías y calientes, bocadillos, tostas, ensaladas, algunos postres y, para los más hambrientos, raciones de arroz, carne y pescado.

Sobre la mesa, los típicos tigres o las patatas ali-oli aparecen sometidos a nuevos y espectaculares formatos, igual que las croquetas de jamón, los callos a la madrileña, el “mini burguer” con mostaza a la antigua o el típico bocadillo de chorizo, versión Paco Roncero.

Los platos están basados en la calidad del producto y en ingredientes tradicionales, aderezados como no podía ser menos, con el toque creativo del propio cocinero y su mano “ejecutora” en este proyecto, el chef, Alfonso Castellano.

Las tapas y platos se sirven sobre pizarras y van arropados por una original vajilla que simula en cerámica los vasos y bolsitas de plástico de los puestos de buñuelos del Madrid más castizo.

Estado Puro Las tapas de Paco Roncero
Y como de comer no sólo se vive, para acompañar el tapeo, una más que correcta carta de vinos nacionales servidos por copas, cavas y cervezas.

Una interesante alternativa culinaria en esta zona de Madrid donde cohabitan tanta cultura en forma de Museos, también llamado Paseo del Arte.

Por cierto, la barra del local, de mármol blanco en bruto, esconde una zona de “show cooking” y productos frescos así como también un expositor de merchandising que incluye camisetas, delantales, peinetas iguales que las que cubren el techo, libros de Paco Roncero (El agua en la gastronomía del siglo XXI, Bocadillos y ensaladas, Tapas del siglo XXI, etc.), aunque si no queremos comprar algo de todo esto como suvenir, siempre podemos hacernos con las salsas (brava, pesto, alioli, etc.) que emplean en las tapas y que nos venden envasadas para llevar.

Vía: restauracionnews.com

8 Respuestas

  1. Pedro Marin

    Me han comentado que el Restaurante de Tapas Estado Puro es una preciosidad, lo malo, que como acaba de empezar hace poco tiempo, están desbordados de la gente que ha ido. tendremos que esperar un cierto tiempo prudencial hasta que la cocina se habitúe a tanto trasiego

    Responder
    • nacho

      hola a todos ,el otro dia fui al lugar de tapas de paco roncero me habian comentado que el tio es un crack,solo puedo decir que el sera un crack pero el servicio es de pena nos quedamos dudando un momento en la puerta si entrabamos o no .Al final entramos pedimos una cerveza y unas tapas tras haberlas acabado y haber pasado un rato largo y ver que gente que habia llegado mas tarde y se habia sentado en la terraza ya habia sido servida y reservida Decedimos irnos sin tomar las tapas el camarero nos insistio que con la comida de Paco Roncero era lo que pasaba que habia que esperar(los de la terraza que casualmente pagan mas se ve que no …)A continuacion el camarero en otro intrépido intento de demostrar los valores del local nos dijo que si nos ibamos debiamos pagar la tapa no tomada y por la que llevabamos mas de media hora esperando. .Le comentamos que en ese tema no habia problema. y le comentamos que eso no eran formas de tratar a un cliente

      Responder
  2. Me gustó

    Pues yo he estado esta semana santa y me he comido un bocata de chorizo que no se puede explicar como es, hay que probarlo, igual que la tortilla española del siglo XXI. :)

    Responder
  3. Mª Jesús García

    Hola a todos yo estuve ayer y de tapa tome patatas bravas, que me sorprendió muchísimo como te la presentan, sobre una baldosa de pizarra y con una tira de papel marron con un dibujito en negro ponen 8 patatatitas asadas con un hueco en el medio y con la salsa brava dentro, estaban muy buenas. Pedimos también unas bombas de carne, que estaban riquísimas. Te tratan como una reina aunque sólo te vayas a tomar una tapa de 2 euros. Os lo recomiento. Un saludo

    Responder
  4. Miguel Angel

    hoy he comido alli un arroz negro con chipirones y ali oli y una ensaladilla rusa que estaban deliciosos, y como porte unas fresas con nata. Tambien he probado las bombas de carne, las hamburguesas mini y los buñuelos de bacalao todo muy rico.

    Responder
  5. jorge cremades

    una tomadura de pelo.

    Acabo de pasar unos maravillosos dias en madrid con mi mujer.probablemente la única decisión errónea fue acudir a este lugar.En una hora y media tan sólo fueron capaces de llevarnos a la mesa unas patatas alioli (malas) y una manita de cerdo..hora y media! el resto de la comanda no llegó a servirse…si no son capaces de atender la demanda,que sean consecuentes y pongan mas servicio o reduzcn aforo..una lamentable tomadura de pelo.

    Responder
  6. fjredondo

    El experimento de Paco Roncero en el mundo de los bares de tapas es bastante digno. El local, aunque de decoración un tanto “España Cañí”, es bastante atractivo. El servicio correcto y contando con gente profesional como Fernando Fandiño de jefe de sala. Los precios son razonables, algo más caros que un bar de barrio, pero para la zona en la que se encuentra son incluso moderados. En cuanto a la comida, hay que tener claro cuando visites este local que las raciones de degustación están centradas más en sorprender y descubrirte sabores que en quitar el hambre. Aceptada esta premisa, hay tapas muy dignas (como la ensaladilla), tapas curiosas y divertidas (como la tortilla del siglo XXI), tapas sabrosas (como las croquetas o los mejillones tigre), aunque también tapas algo decepcionantes (como las patatas ali olí). En definitiva un sitio recomendable que merece la pena visitar.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to friend