El vino sobrante de la cena a casa

Los restaurantes toledanos dispondrán de bolsas para que el cliente se lleve el vino a casa

botellas de vino

Todos nos hemos sentido alguna vez un poco tontos por dejar encima de la mesa de un restaurante media botella de vino. Te encuentras ante el dilema de bebértela, con el riesgo que eso supone al volante, o la situación un poco cutre de salir con ella debajo del brazo……

Gracias a la acción emprendida conjuntamente por la Asociación de Hostelería y Turismo de Toledo y la Fundación Castilla-La Mancha Tierra de Viñedos, el cliente que no termine su botella de vino durante la comida o la cena, tendrá la posibilidad de llevársela  en la bolsa que le regalarán en el restaurante.

Las bolsas ha sido elaboradas por la Fundación Castilla-La Mancha Tierra de Viñedos dentro de las iniciativas que lleva a cabo para fomentar los vinos de la región y, los restaurantes que quieran disponer de las mismas pueden retirarlas de las oficinas de la Asociación.

Junto con las bolsas para transportar el vino, los restaurantes contarán con unos trípticos informativos sobre esta campaña, así como, de las pruebas realizadas por la Fundación que acreditan que la ingesta de dos copas de vino durante la comida, no sólo es saludable, si no que, es irrelevante a los efectos de una posterior conducción de vehículos dentro los niveles de alcohol permitidos por las normas sobre seguridad vial.

3 Respuestas

  1. ISABEL LÓPEZ

    En Estados Unidos es una práctica social extendida que el consumidor termine de comer o de beber en su domicilio los platos y el vino inacabados en el restaurante y por los que ha pagado en la factura, sea un chuletón de ternera, unos tortellinis, un vino español o un caldo californiano. En Europa, somos más reticentes a aceptar esta práctica y convertirla en costumbre por motivos sociales, pero en los últimos años las cosas están cambiando. En Francia se inició en 2004 un proyecto similar al puesto en marcha ahora en nuestro país con resultados positivos, y en otros lugares hay iniciativas similares para frenar el descenso en el consumo de vino.

    Responder
  2. Pedro Morán

    La propuesta supone una «incongruencia total» con el mensaje que trasladan los elaboradores de vino sobre cómo debe consumirse el producto.

    Nos incentivan a mantener el vino a una temperatura determinada, a disponer de cámaras específicas, a tener sumilleres, a servirlo en unas copas especiales, y ahora dicen que se puede llevar a casa lo que sobre de una botella. Me parece que esto busca el consumo puro y duro cuando la filosofía del consumo de vino es otras.

    No entiendo que un producto mimado desde la cepa pueda ser luego «tirado en la parte trasera de un coche, sufrir cambios de temperatura y ser consumido de cualquier manera en una casa.

    Es como si coges la fabada y la llevas a casa para calentarla en el microondas o removerla; si lo haces, has roto la fabada».

    Responder
  3. El aderezo - Blog de Cocina » Tú trae el vino que Fast Good pone la comida

    […] La iniciativa forma parte de la segunda edición  “Del restaurante a casa”, con la que se impulsó la posibilidad opuesta: llevarse a casa el vino sobrante de un restaurante para evitar desaprovechar el que no se ha consumido durante la comida. Esta campaña, trató de quitarnos esa "vergüenza tonta", que nos hacia sentir muchas veces, por falta de costumbre y por el que dirán, el acto de llevarnos a casa la botella de vino que dejabamos muchas veces casi entera y ya pagada en el restaurante. […]

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to friend