El Txoko de Martín Berasategui

Hace ya un mes que se inauguró el primer “Txoko de Martín Berasategui” en El Corte Inglés (de la calle de Goya en Madrid) y parece que la iniciativa funciona.

Txoko de Martín Berasategui

El acuerdo alcanzado, hace más de un mes, por El Corte Inglés y el cocinero vasco Martín Berasategui para crear en los grandes almacenes un espacio de restauración rápida de alta calidad que combina elementos innovadores de nueva cocina con productos tradicionales de la gastronomía vasca parece que gusta a la gente que ya lo ha visitado.

Y no nos extraña ya que a los grandes productos vascos hay que sumarles el “toque” que les otorga Berasategui. El “Txoko de Martín“, como se ha denominado a estos establecimientos, combina la restauración rápida con el servicio en mesa y una calidad en el concepto que va desde la vajilla y la cristalería (las mismas que utiliza Martín Berasategui en los diferentes restaurantes que posee), hasta un ambiente y una decoración que nos hace olvidar que nos encontramos en la última planta de El Corte Inglés de la calle Goya de Madrid.

Txoco es una palabra que se utiliza coloquialmente en el País Vasco para denominar a las famosas Sociedades Gastronómicas, creadas por amigos con la intención de celebrar allí sus reuniones “gastronómicas” a base de comidas o cenas.



De esta forma, y con el mismo nombre, el Txoco de Martín, nos ofrece una serie de propuestas, desde desayunos, almuerzos, meriendas o cenas, a unos precios asequibles y en un ambiente único.

En el Txoco de Martín Berasatequi podemos elegir desde un desayuno dulce o salado a una comida de carta o bien elegir cualquiera de los tres menús elaborados especialmente para este establecimiento.

Un “Menú Ligero” a 8’95€, para todos aquellos que quieren cuidar su línea; un “Menú del día”, que incluye ensalada, plato de cuchara o tenedor, postre, bebida y café por 12,95 euros; y el Menú de Sidrería, 35’95€, con el que nos “trasladarán” a las típicas sidrerías vascas, gracias al aroma y sabor de la chuleta a la brasa. También han diseñado un menú especial para niños a un precio de 6’95€.

Aparte de todo esto también hay disponible un gran surtido de bocadillos y platos para picar. Además de una gran carta de postres, que es una de las especialidades del Txoko de Martín Berasategui.

Esperemos que el “Txoko de Martín Berasategui“, empiece pronto a expandirse por la cadena de centros de El Corte Inglés que hay por toda la geografía española.

Mientras tanto, si has visitado el Txoko de Martín Berasategui en El Corte Inglés de la calle Goya de Madrid, ¿te importa contarnos la experiencia?

Vía: lavozdegalicia.es

Más información: eltxokodemartin.com

5 Respuestas

  1. jose manuel

    Ayer estuve comiendo en Txoko, el Corte Ingles de Goya. No sabía que era de Martín Berasategui. Pero aparte de la excelente comida que ofrecían con el menú, me ecantó el trato de los camareros. La mirada de estos iban de las personas que estabamos comiendo (como si te estuvieran leyendo el pensamiento) para acontinuación mirar la mesa y ver que te faltaba. No había que mover un dedo para pedir lo siguiente (y sin los agobios de otros sitios), es decir, exquisitez al más alto nivel. Mientras comía, vi que el que debía ser el gerente atendía a la vez a una chica guapa que todo el mundo saludaba, a un señor con jerseys de cuello alto que acababa de entrar, a unos ejecutivos trajeados, al cocinero de cierto peso y que daba gusto ver por su buen aspecto y a los camareros a los que daba instrucciones continuamente.
    Sin conocer a ningunos de ellos, mis conclusiones fueron:
    Acaban de abrir hace unos meses el local, la chica por su aspecto es la diseñadora del local o la novia del gerente, los hombres trajeados altos responsables de el Corte Ingles, el cocinero debe ser un alumno de Berasategui y seguramente vasco y quien será el señor de jersey de cuello alto, que parece que está inspeccionando todo de una manera muy visual.
    Baje en el ascensor hasta la planta baja y al salir en la sección de revistas ví una donde apercían los tres cocineros de moda, Arzak, Adría y Berasategui. Eureka, el señor de cuello alto era el propio Martin. Que gusto poder ir a un sitio en donde ver de cerca supervisando al dueño y creador del mismo. Un diez.

    Responder
  2. Jesús Miguel García Martín

    Ha eso se llama profesionalidad, José Manuel y de esto Martín Berasategui va “sobrao”.

    Nosotros tenemos apuntada una parada obligatoria en el Txoco de Martín, la próxima vez que vayamos a Madrid.

    Un saludo

    Responder
  3. jose vicente

    El pasado sábado estuvimos en Madrid (somos de Valencia) mi esposa y yó, pues llevamos a mi hijo por unos asuntos personales. Estando en el Corte Inglés de Goya, vimos que estaba el Txoko de Martín Berasategui y llevados por el nombre del restaurador, entramos a comer en la cafetería (también hay restaurante). Como diria un francés "je suis desolé", estoy decepcionado. Lo único "pasable" los calamarcitos en salsa verde. No se puede tolerar que no sepa ni freir un huevo (habían dos y los dos estaban con la yema cocida) las patatas refritas, el jamón tierno -no bien curado- etc.,. Las croquetas de bacalao, no se sabía de que eran, pues no tenían ni sabor y son de las que venden congeladas, que todas son iguales, las de pollo, las de jamón, etc.,. La cerveza sin alcohol me la sirvieron en vaso directamente y estaba como decimos en Valencia "desventada". La ensalada mejor dejarlo estar. Mi esposa pidió un té (si tenían) y al preguntarle de qué clase lo quería lo pidió "verde" y no le trajeron té sino una mezcla de hierbas de todas clases menos té. Al darnos cuenta lo dijimos y como se escudaron en que no tenían, pidió un descafeinado y cuando se lo trajeron, sin preguntar le echaron leche. A mí me trajeron un café sólo (después de la experiencia de la comida no pedimos postre) y al traerlo el camarero derramó la mitad sobre el platito, con peligro de mancharme, aunque sin hacerlo. La taza toda manchada y como sintió verguenza, sin decir nada se lo llevó y me trajo otro en condiciones. Creo que es la primera vez en mi vida que me voy de un restaurante sin dejar propina y tengo 54 años y he probado de todo, desde los mejores como el Txaltxa en Eibar, el de Arguiñano en Zarauz, el Pincelín en Almansa, el Pegolí en Denia, Can Roig en Alcossebre, el hotel Figueres, Ca Sento en Valencia, Casa Lucio en Madrid, etc., hasta los más humildes, pero todos tenían una relación calidad-precio y una dignidad. Lo que no se puede es ofertar bajo el nombre y la fama (bien o mal ganada) de un restaurador, unos huevos estrellados con jamón (conozco tanto el Joselito, como el 5J, Lazo, etc., muchos otros ibéricos) pero también conozco el serrano normal (el de cerdo blanco, no de raza ibérica, que normalmente son raza danesa) y no recuerdo haber comido un jamón peor, creo que los que curan con soplete estaría mejor, y las patatas y los huevos ya lo he comentado. Por supuesto que no iba a pedir ibérico (para eso me hubiera ido a 5J) y menos por ése precio, pero lo que sí se puede exigir es dignidad, y que el jamón sea digno, que sepan freir las patatas (que no sean prefritas o refritas, -parecían refritas de las congeladas) y que sepan freir los huevos "estrellados" y que las yemas estén en su punto sin estar totalmente cuajadas. Yo comprendo que Martín Berasategui no esté en los fogones de su restaurante, ni mucho menos en su cafetería, pero lo que debe de exigir a sus empleados (tanto cocineros como camareros o planchistas) es que sepan usar la plancha, los fogones, o las bandejas, y mucho más si lo hacen amparándose en su fama o nombre. Por último, decir que es la primera vez que hago una crítica tan desfavorable, pero también es la primera vez que las expectativas se han visto tan decepcionadas. Cuando entras en una cafetería o restaurante de carretera (con todos mis respetos) no puedes esperar con un precio dado, más que dignidad en los platos, y voluntad en el servicio, que es lo mínimo que se le puede exigir a ésta cafetería, que además de llevar el nombre de su restaurador, está en el Corte Inglés, que también debe vigilar las franquicias que ampara bajo su nombre o en sus tiendas. Sin acritud.

    Responder
  4. Fernando

    He estado varias veces en el Txoko de El Corte Ingles, en la calle Goya, en Madrid, atraido por el nombre de Martín Berasategui, esperando encontrar la buena cocina y la creatividad que su nombre sugiere.

    He de decir que la experiencia ha sido decepcionante. Tanto, que no comprendo como un restaurador de categoria, puede permitir que se utilice su nombre en este sitio.
    La primera vez que comí, me pareció bastante bien, pero según he ido repitiendo, toda mi ilusión inicial se ha venido abajo.

    El pasado sábado día 12 de marzo estuve con unos amigos con la idea de degustar unos pinchos, esperando encontrar algo que nos recordase a los que se toman en el país vasco.

    Creo que ha sido una de las peores experiencias culinarias que hemos tenido. Los pinchos calientes, estaban recalentados. Los de pimiento de piquillo tenían un relleno amorfo que no sabía a nada. Los de ensaladilla, daba la impresión de haber sido hechos haces meses, y guardados en la nevera, en espera de algún incauto que lo pidiera.
    El de jamón ibérico, debe ser porque a todo lo que se produzca en la península ibérica, se le puede aplicar el calificativo de ibérico, pero como jamón, no lo pudimos comer y se quedó en el plato.

    No se si el afamado restaurador es consciente de la situación, pero quizá debería revisar si lo que sirve allí, es lo que el espera. Desde luego no es lo que yo esperaba.

    Responder
  5. jorge

    No se puede criticar la cocina de un maestro sin ir a su restaurante, está muy bien que los cocineros grandes abran sucursales mas económicas para acercar su cocina a todo el mundo pero realmente ese huevo frito mal cocinado o esos calamarcitos no están bajo su supervisión. Deberíais ir a su restaurante en Lasarte y ver realmente lo que es su cocina y descubrir por qué tiene 7 estrellas michelin. A más de 200 euros el gran menú degustación, te aseguro que no puedes decir que has probado la cocina de martín en otro sitio que no sea ese.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.