Tallarines de calamar en su salsa

Estos tallarines de calamar en su salsa, no son precisamente pasta, pero seguro que consigues sorprender a tus invitados con esta receta.

tallarines de calamar en su salsa


Lo peor de esta receta, “tallarines de calamar en su salsa“, es elaborar los tallarines.

No es que te tengas que dar una paliza a “preparar” tallarines que, si dispones de un buen cuchillo afilado, tardarás como mucho 10 minutos en tener una buena fuente de tallarines de calamar.

Ingredientes de la receta para 4 personas:

  • 1 kg. Calamares frescos
  • 1 Cebolleta
  • Nuez moscada
  • 50 ml. de Brandy
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Ralladura de lima
  • Perejil
  • 1 Cucharada de harina de Maíz (Maicena)

tallarines de calamar en su salsa

Elaboración de los Tallarines de calamar en su salsa:

 

Limpiamos los calamares en agua fría. Para poder limpiarlos,  desprendemos la cabeza (tentáculos, ojos, boca y aparato digestivo), del cuerpo.

Es una operación muy fácil basta coger el calamar con ambas manos y tirar suavemente de la cabeza hacia arriba introduciendo un dedo dentro del cuerpo del calamar para separar las vísceras. Cortamos con unas tijeras los tentáculos a la altura de los ojos. Reservamos tanto los tentáculos como el resto de las vísceras.

De estas últimas retiramos la bolsa de tinta que está entre las barbas tirando por su extremo más fino, que reservaremos, tirando el resto.

Volvemos al cuerpo y separamos de éste las aletas bajo el chorro de agua fría y reservamos junto con los tentáculos, que les habremos frotado entre ellos para quitarles las impurezas.

Procedemos a quitar, con la ayuda de un poco de agua del grifo, la piel oscura que recubre el cuerpo de los calamares y posteriormente quitamos la “pluma” que tienen en su interior. La pluma  es la parte dura y plana que está dentro del cuerpo y la que da forma, más o menos como nuestra espina dorsal.

Posteriormente les damos la vuelta a la bolsa del cuerpo como si fuera un guante y lavamos bien quitando el resto de telillas y vísceras.

En un cazo con un par de cucharadas de aceite de oliva pochamos la cebolleta con las aletas de los calamares. Sazonamos y añadimos el brandy. Dejamos que se evapore el alcohol y añadimos medio litro de agua.

Dejamos cocer a fuego lento 15 minutos. Disolvemos las tintas en un vaso con cuatro cucharadas de agua y el harina de maíz y lo vertemos en el cazo usando un colador para quitar las telillas que las recubren. Dejamos que espese la salsa y reservamos.

Este tiempo lo usaremos para cortar los tubos de calamar en tallarines. Hacemos un corte de arriba a abajo y dejamos el calamar como un filete grande.

Con el cuchillo muy afilado cortamos el calamar en tiras lo más finamente posible.

Cuanto tengamos todos los calamares cortados en tiras freiremos, por tandas, en una sartén antiadherente con una gota de aceite de oliva.

Cuando estén bien hechas, cinco minutos más o menos, retiramos, sazonamos y reservamos.

Repartimos en platos que estarán cubiertos por la salsa de calamar.

En el último momento rallamos la lima y aderezamos con las ralladuras los tallarines de calamar.

Servimos los tallarines de calamar en su salsa y degustamos.

8 Respuestas

  1. Jesús Miguel García Martín

    Muchas gracias Ana: “> La verdad es que los calamares quedaron tiernos, pensaba que iban a estar algo duros, por el tamaño más que nada, pero luego me equivoqué y estaban “al dente”.

    Hola, y bienvenida “cuchillita”, ya nos contarás como te ha salido la receta de los tallarines de calamares Pili.

    Un abrazo.

    Responder
  2. Su

    Que ricos!! Lo malo de los calamares, es que no siempre cumplen las espectátivas, a veces los compras por tiernos y no es así, hay mil variedades y caritos verdad?
    este tipo de salsas que llevan su brandy como me gustan…Me quedo con tu manera de hacerlo, ya que siempre yo los he cocido en su salsa, y creo que así tienen que estar estupendos.

    Un beso

    Responder
  3. Jesús Miguel García Martín

    Que razón tienes Su. Pagas por ellos pensando que se van ha deshacer en la boca y luego tienes que volver a pagar al dentista para que te arregle el empaste… Un abrazo!

    Responder
  4. yolanda

    Se ve que es una manera distinta de comer los calamares en su tinta,ademas se ve con una pinta divina

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.