Queso camembert relleno de helvellas y alcachofas confitadas, una receta deliciosa que combina a la perfección la cremosidad del queso camembert, el frescor de las setas de primavera y la untuosidad de las alcachofas confitadas.

helvellas con queso camembert y alcachofas confitadas-2

Hace un tiempo os dimos la receta para hacer un aperitivo rápido, sorprendente y delicioso como es el “Queso Brie al horno con nueces“. Una propuesta de la cual hemos tomado el concepto para hacer un plato principal como el que os mostramos hoy: Queso camembert relleno de Helvellas y alcachofas confitadas.

Si bien en la receta de hoy hemos empleado Helvellas o Pucheruelos, estos se pueden sustituir por otro tipo de setas que tengas más a mano.

La combinación de todos los ingredientes de la receta de “Queso camembert relleno de helvellas y alcachofas confitadas” me ha parecido muy acertada, ya que todos los sabores compaginan entre sí perfectamente, aunque pueda parecer lo contrario.

Sin más os dejamos con los ingredientes y el paso a paso de la receta Queso camembert relleno de helvellas y alcachofas confitadas.

Ingredientes Queso camembert relleno de Helvellas y alcachofas confitadas para 4 personas:

  • 4 Quesos camembert (200 gr cada uno – no usaremos todo el queso)
  • 250 gr de Pucheruelos u otro tipo de seta fresca
  • 3 Alcachofas frescas
  • 1 Huevo
  • 1 Cebolleta
  • Aceite para confitar
  • Aceite de Trufa para aromatizar
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración Queso camembert relleno de Helvellas y alcachofas confitadas:

  1. Lo primero que haremos será ponernos a confitar las alcachofas. Para ello ponemos en un cazo alto a calentar abundante aceite de oliva, sin que en ningún momento este llegue a hervir.
  2. En el mismo tiempo limpiamos las alcachofas quitando las hojas exteriores, hasta que veamos las hojas más tiernas y amarillentas. Cortamos también la punta y el pie del tallo.
  3. Pelamos el tallo con mucho cuidado de no quedarnos con él entre las manos.
  4. Cortamos en cuartos las alcachofas e introducimos en el aceite. Que tendrá que cubrirlas completamente.
  5. Dejamos hacer a fuego muy lento durante unos 40 minutos.
  6. Sacamos las alcachofas con una espumadera y dejamos escurrir el exceso de aceite.
  7. Mientras se confitan las alcachofas limpiamos las Helvellas o Pucheruelos, lavamos bien en agua fría y les elaboramos en doble cocción. Es decir, una primera con agua y sal; escurrimos y cocemos en agua nueva durante otros 15 minutos. Escurrimos de nuevo y reservamos.
  8. Cuando tengamos las alcachofas confitadas y las setas también, nos ponemos a elaborar el plato final.
  9. Sacamos el queso camembert de su envase, con papel y todo, y le colocamos sobre un plato o fuente apta para el microondas.
  10. Le recortamos la parte superior, realizando un círculo en su superficie.  Quitamos esa “tapa” con mucho cuidado de que no se nos rompa el queso. Con la ayuda de una cucharilla sacamos un poco de queso, el que creas conveniente.
  11. Introducimos los quesos de uno en uno en el microondas, durante 20 segundos. Sacamos, removemos con cuidado con una cucharilla e introducimos de nuevo hasta que veamos el queso “liquido”.
  12. Mientras deshacemos el queso en el microondas, doramos las alcachofas confitadas en una sartén. Sacamos y reservamos.
  13. En esa misma sartén, añadiendo un par de cucharadas, pochamos la cebolleta picada muy finamente, incorporamos las Helvellas, salpimentamos y dejamos hacer unos segundos. Añadimos el huevo y preparamos un  revuelto.
  14. Repartimos el revuelto de pucheruelos sobre los cuatro quesos y colocamos tres trozos de alcachofas sobre cada uno de ellos.
  15. Terminamos aderezando con un hilo de aceite de trufa y decoramos con unas hojas de perejil , tomillo o romero fresco.
  16. Servimos y degustamos inmediatamente el Queso camembert relleno de helvellas y alcachofas confitadas.

Notas:

Podemos hacer con antelación las alcachofas confitadas y las Helvellas preparadas o “sancocidas”, como dicen las abuelas de mi zona.

Como te hemos dicho puedes sustituir las Helvellas por otro tipo de setas que tengas más a mano, pero siempre frescas y con sabor.

También puedes sustituir el aceite de trufa por un aceite de oliva virgen extra.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.