En Semana Santa mi madre llevaba a rajatabla el no comer carne los Viernes de Cuaresma. Lo odiaba. Eso de comer siempre, esos viernes, potaje de cuaresma y pescado era para mi el peor de los castigos. Ahora soy yo quien prepara todo tipo Potajes de garbanzos, con y sin bacalao, para seguir con la tradición.

potaje de garbanzos con bacalao

Los garbanzos y el bacalao es a la Semana Santa lo que los turrones y Roscón de Reyes a la Navidad. Recetas tradicionales que podemos disfrutar de ellas durante todo el año, aunque es precisamente en sus respectivas temporadas cuando más nos acordamos de ellas.

Recetas de potaje de garbanzos hay muchas y de muchos tipos: con verduras, sin verduras, con bacalao, con arroz, etc. Existen tantas recetas de potaje de vigilia en nuestro país, como Pasos de Semana Santa.

Cada persona tiene su preferida y todas están deliciosas, como la receta os mostramos hoy: Potaje de garbanzos y bacalao.

Ingredientes Potaje de garbanzos con bacalao para 4 personas:

  • 300 gr. Garbanzos en seco
  • 1/4 Trasero de gallina o pollo
  • 300 gr Lomo de bacalao desalado
  • 1 Cebolla
  • 1 Zanahoria
  • 1 Cebolleta
  • 1 Ajo
  • 80 gr. Pimiento rojo
  • 1 Cucharada pequeña de pimentón
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal

potaje de garbanzos

Elaboración Potaje de garbanzos con bacalao:

  1. La noche anterior a la elaboración del potaje, ponemos a remojo los garbanzos en agua templada con una cucharada pequeña de bicarbonato.
  2. Al día siguiente, escurrimos los garbanzos.
  3. Llenamos a la mitad una olla a presión o rápida con agua.
  4. Añadimos el cuarto de gallina o pollo, la cebolla limpia y cortada en cuartos, el ajo, la zanahoria limpia y sal al gusto.
  5. Llevamos al fuego y esperamos a que el agua empiece a hervir.
  6. Incorporamos los garbanzos escurridos y dejamos que empiece de nuevo a hervir.
  7. Tapamos la olla, dejamos que suba la presión al máximo y bajamos el fuego al mínimo.
  8. Dependiendo del tipo de olla el tipo de cocción será mayor o menor. En nuestro caso, que tenemos una olla rápida WMF Perfect, sólo necesitamos 15 minutos para cocer las legumbres.
  9. Retiramos y dejamos enfriar la olla hasta que se pueda abrir sin peligro.
  10. Escurrimos el caldo a un cuenco y retiramos las verduras y la carne de los garbanzos.
  11. Picamos la cebolleta y el pimiento rojo en trozos pequeños y pochamos en una cazuela con tres cucharadas de aceite de oliva.
  12. Cortamos en trozos el lomo de bacalao y hacemos un par de minutos por cada lado, junto con la cebolleta y el pimiento, en la cazuela.
  13. Retiramos los trozos de bacalao, añadimos a la cazuela el pimentón y rehogamos durante un minuto.
  14. Vertemos los garbanzos en el sofrito, cubrimos con parte del caldo y, si quieres, añades la zanahoria cortada en rodajas.
  15. Dejamos hacer unos 7-8 minutos a fuego lento, rectificamos el punto de sal si hiciera falta.
  16. Incorporamos los trozos de bacalao al potaje y dejamos hacer un par de minutos más.
  17. Si vemos que el caldo está muy “ligero” y nos gusta más espeso, sacamos unos cuantos garbanzos a un mortero, trituramos, añadimos un poco de caldo, mezclamos y vertemos de nuevo a la cazuela.
  18. Movemos suavemente para que se integre bien en todo el caldo.
  19. Dejamos reposar la cazuela fuera del fuego durante cinco minutos, servimos y degustamos.

Nota

Si quieres hacer esta receta de potaje para cuaresma, puedes sustituir la carne de pollo por huesos de pescado.

Puedes añadir, a la vez que el bacalao, unas cuantas espinacas salteadas. Para hacer un potaje tradicional de cuaresma.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to friend