El “Sfincione” o Pizza Siciliana era en su origen una masa de pan con aceite de oliva y sal, tipo Focaccia, que los trabajadores hace más de 2.000 años solían llevar al campo para comerlo allí con algún trozo de queso, carne o pescado seco.

Pizza siciliana 1

En nuestros días, y según la Wikipedia, la Pizza siciliana o Sfincione (Sfinciuni en siciliano) es un tipo de pizza originaria de la ciudad siciliana de Palermo (Italia), que al contrario que la Pizza Napolitana suele tener forma cuadrada o rectangular, una base de masa más gruesa, tipo Focaccia, mucho mayor contenido de queso, a la que se le añade finalmente pan rallado por encima.

Si rebuscamos por la red podemos encontrar que la Pizza Siciliana o Sfinciuni es considerada por muchos como “La Madre de todas las Pizzas“. Como en casi todas las recetas tradiciones estas han partido primero por la necesidad de la primera persona que la elabora y segundo por aquellas otras que han dado su “toque” particular o cambio, que ha llegado hasta nuestros días.

Pues más o menos es lo que ha sucedido con la Pizza Siciliana. ¿Y qué tiene de especial la Pizza Siciliana, además de ser cuadrada, te preguntarás?

Para preparar una masa de Pizza hay que partir de la base de que tiene un proceso de levado mucho más elevado que la masa de pizza “tradicional”. Una vez tengamos claro esto, el uso de zumo de limón en la masa y de pan rallado en su superficie, no nos debería extrañar. Aunque lo del pan rallado lo probaremos en otra ocasión.

Pizza siciliana 2

Ingredientes Masa de Pizza Siciliana para 4-6 personas:

  • 25 gr Levadura fresca
  • 1/2 Cucharadita de levadura seca
  • 1/2 Cucharadita de azúcar
  • 150 Ml Agua tibia
  • 250 gr Harina de Fuerza
  • 60 gr Sémola de grano muy fino
  • 1/2 Cucharadita sal fina
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 Cucharadas de Zumo de limón recién exprimido
  • 400 gr Tomate natural triturado
  • 1 Cebolla
  • 60 gr Anchoas
  • 6 Champiñones
  • 200 gr de Pollo (pueden servir sobras)
  • 200 gr Queso Idiazábal
  • 1 Ramita de romero fresco
  • Tomillo y/o orégano
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración Masa de Pizza Siciliana:

  1. Removemos en un cuenco el agua tibia, la levadura fresca, la seca y el azúcar con la ayuda de un tenedor. Tapamos el cuenco con papel film y dejamos reposar durante 10 minutos.
  2. Mientras tamizamos la hará y la sal sobre un cuenco grande. Formamos un hueco en el centro y vertemos la mezcla anterior, el aceite y el zumo de limón.
  3. Mezclamos bien hasta conseguir una masa fina y sin grumos. Si ves que la masa te queda algo seca puedes añadir un poquito más de agua, aunque al final la masa te debería de quedar muy blanda y algo “pegajosa”.
  4. Cuando tengamos la masa lista y hecha una bola la colocamos sobre una superficie ligeramente enharinada. Amasamos durante 10 minutos con energía hasta obtener una textura brillante y elástica. Si ves que la masa está pegajosa, enharínate las manos a la hora de amasar para hacerlo más fácil. Al final
  5. Ten en cuenta que esta masa necesita más amasado que las que estamos acostumbrados a realizar. Al final conseguiremos una masa blanda y algo húmeda que una vez horneada será muy esponjosa.
  6. Un truco para saber si la masa está lo suficientemente trabajada es formar un rulo, coger un extremo de cada mano, levantar la masa y desplegarla hacia fuera, moviéndola con delicadeza; debería estirarse con bastante facilidad, aunque ya sabes que las masas, de por sí, son un mundo… Si ves que tu masa no se estira ni a la de tres, amásala más.
  7. Formamos de nuevo una bola y la colocaremos en un cuenco untado de aceite de oliva. Tapamos con papel film o un paño húmedo y dejamos levar la masa hasta que doble su volumen, más o menos hora y media.
  8. Destapamos la masa; le damos unos toquecitos para sacar el aire y la colocamos sobre una superficie enharinada.
  9. En este punto podemos cortar la masa en dos, y hacer dos pizzas, o bien trabajar la masa para realizar con ella una pizza grande, como fue nuestro caso.
  10. Trabajamos durante unos segundos la masa, formamos una bola que cubriremos, sin apretar, con papel film. Dejamos reposar la masa durante un par de horas y ya estará lista para usar cuando queramos.
  11. Si prefieres cortar la masa en dos mitades, puedes congelarlas antes del último levado. De esta forma cuando quieras utilizarlas tan sólo deberás dejar descongelar durante unas horas y el levado se hará a lo largo de este tiempo.
  12. Mientras ocurren todos los levados podemos hacer a la vez el sofrito de la cebolla con el tomate. Para ello pelamos y cortamos en juliana fina la cebolla, doramos en una cazuela con tres cucharadas de aceite de oliva, añadimos el tomate natural triturado, sazonamos y añadimos una pizca de azúcar y una rama de romero fresco. Removemos y dejamos hacer a fuego lento durante 20 minutos. Retiramos del fuego, dejamos templar
  13. Quitamos la ramita de romero, añadimos las anchoas y pasamos por el pasapuré. Reservamos hasta tener la masa lista y estirada.
  14. Colocamos papel sulfurizado sobre la bandeja del horno, colocamos la masa de pizza siciliana sobre encima (en nuestro caso ocupo toda la superficie de la bandeja), cubrimos con la salsa de tomate, añadimos láminas de champiñones frescos y limpios, el pollo desmenuzado y lascas de queso Idiazábal. Esparcimos por encima tomillo y orégano, un hilo de aceite de oliva virgen extra e introducimos la bandeja al horno.
  15. Horneamos durante 15 minutos a 200º.
  16. Sacamos la pizza del horno, cortamos en porciones y degustamos.

Pizza siciliana 3

8 Respuestas

  1. Erika Martinez

    Una pregunta las anchoas no son cm pescaditos?!?! Y no sabe a pescado la salsa me da desconfianza hacerla k tal si sabe a pescado

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.