Los Picantones guisados con dátiles y ciruelas pasas son una buena opción para sustituir al clásico pavo navideño o los asados típicos de Navidad. Y lo mejor de todo es que es un plato que podemos hacerlo con varios días de antelación y calentarlo en el horno antes de su degustación.

Picantones guisados con dátiles y ciruelas - Receta de Navidad

Más de uno o una estará pensando ya en los menús de Navidad. Faltan ya muy pocos días y las opciones son muchas… Hoy os queremos mostrar una receta que encaja a la perfección en la cena de Nochebuena o la comida de Navidad: Picantones guisados con dátiles y ciruelas pasas.

Los Picantones guisados con dátiles y ciruelas pasas son una buena opción para sustituir al clásico pavo navideño o los asados típicos de Navidad.

Y lo mejor de todo es que es un plato que podemos hacerlo con varios días de antelación y calentarlo en el horno antes de su degustación. De esta forma no tendremos que estar tanto tiempo en la cocina, mientras el resto de la familia o amigos disfrutan del aperitivo navideño.

Para esta receta navideña, como en cualquier otro tipo de receta, casi todos los ingredientes pueden ser sustituidos por otros “alternativos”. Los picantones por un pollo, pularda, pavita, etc.; y los dátiles y las ciruelas por cualquier otro tipo de fruta deshidratada que tengas en la despensa como por ejemplo orejones, pasas, etc.

Picantones guisados con dátiles y ciruelas - Receta de Navidad

Ingredientes Picantones guisados con dátiles y ciruelas pasas para 4 personas:

  • 4 Picantones
  • 12 Ciruelas pasas
  • 12 Datiles
  • 1 Cebolleta
  • 1 Zanahoria grande
  • 100 gr Beicon en trozos
  • 60 gr Nueces peladas
  • 100 ml Coñac o Brandy
  • 1 l Caldo de carne o (una pastilla de caldo)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta

Picantones guisados con dátiles y ciruelas - Receta de Navidad

Elaboración Picantones guisados con dátiles y ciruelas

  1. Los picantones, por norma general, suelen venderse ya limpios de plumas y sin vísceras, aunque un repaso no les viene mal, siempre queda el típico plumón que va a parar al plato del cuñado…
  2. Una vez estén limpios los picantones salpimentamos tanto por dentro como por fuera.
  3. Con un hilo de cocina les atamos las patas y alas para que al freír y cocer no se abran y se rompan.
  4. Echamos cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra en una cazuela amplia. Doramos por todos los lados los picantones.
  5. Cuanto estén todos, reservamos.
  6. Pochamos en esa misma aceite la cebolleta, picada finamente, y la zanahoria, pelada y cortada en dados.
  7. Pasados unos cinco minutos a fuego lento, incorporamos el beicon, las ciruelas, los dátiles y las nueces. Removemos suavemente.
  8. Añadimos el coñac o Brandy, removemos suavemente y vertemos el caldo de carne o en su defecto agua y una pastilla de caldo.
  9. Introducimos los picantones en la cazuela, subimos el fuego al máximo hasta que empiece a hervir. En este momento bajamos el fuego, tapamos y dejamos cocer el conjunto durante 40 minutos.
  10. Comprobamos el punto de cocción de los picantones, pinchando con una brocheta el muslo y la pechuga. Si ves que está todavía “algo duro”, dejamos cocer hasta que esté la carne tierna.
  11. Rectificamos el punto de sal si hiciera falta.
  12. Retiramos del fuego. Quitamos el cordel de cocina que nos “aguanta” a  los picantones.
  13. Servimos y degustamos.

Notas:

  • Una vez estén hechos los picantones podemos reservar el guiso durante tres o cuatro días en la nevera. O también congelarlo, y descongelarlo el día antes de cuando vayamos a degustarlo.
  • A la hora de calentar el guiso de picantones podemos hacerlo en una cazuela a fuego lento o bien en el horno. Esta última es la más adecuada, a nuestro modo de ver, para calentar los pincantones de cara a Navidad.
  • Para ello lo mejor es, una vez hemos elaborado los picantones guisados, colocar los picantones en una fuente o recipiente apto para el horno. Tapar con papel film y reservar en la nevera hasta que vayamos a calentarlo. Como os decimos tres días como máximo en la nevera. Si van a ser más, para evitar riesgos, mejor congelar.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to friend