Para comenzar, nuestro mayor consejo que os podemos dar para ahorrar en nuestra cocina es que os paséis a la energía que nos ofrece Gas Natural, si no lo tenéis ya…

Sin duda alguna la cocina es uno de los lugares de nuestra casa donde más energía consumimos. Son muchos los electrodomésticos que tenemos allí instalados y por tanto, es una de las áreas de nuestro domicilio que más posibilidades de ahorro nos ofrece.

Si sabemos cómo ser eficientes a la hora de “manejar” o elegir el tipo de energía para emplear en nuestra cocina, el ahorro puede ser considerable.

A lo largo de nuestra vida, hemos escuchado a nuestros padres, amigos y vecinos montones de consejos de cómo ahorrar energía en casa. Muchos de ellos ciertos, pero otros erróneos que en vez de hacernos ahorrar nos hacen gastarnos más.

Para comenzar, nuestro mayor consejo que os podemos dar para ahorrar en nuestra cocina es que os paséis a la energía que nos ofrece Gas Natural, si no lo tenéis ya…

Principalmente nuestros consejos sobre eficiencia energética se van a basar en el consumo de nuestros electrodomésticos y si hay uno que más consume en nuestra cocina esa es la vitrocerámica.

Siempre se ha dicho que las cocinas de gas natural gastan más que las vitrocerámicas, error ya que las de gas natural consumen hasta cuatro veces menos que una cocina eléctrica. Parte de este exceso de consumo se debe a que esta última necesita más tiempo para “dar calor”. Por el contrario, al tener fuego de llama o fuego vivo, las cocinas de gas ofrecen todo su potencial nada más que las encendemos.

Este calor instantáneo que se obtiene con las cocinas de gas natural nos permite freír y cocinar más rápido los ingredientes, con excelentes resultados sobre todo en carnes y pescados a la plancha, quedando estos crujientes por fuera y jugosos por dentro.

Si el ahorro con la cocina de gas natural es más que evidente en el caso del horno tampoco se queda atrás. De un horno eléctrico a otro de gas el ahorro es muy parecido al de la cocina. Sobre todo si seguimos una serie de consejos como no abrir la puerta durante el uso del horno, este acto “natural” hace que el horno pierda un 25% de la energía acumulada.

Es importante también aprovechar toda la capacidad del horno, por ello es mejor que usemos el horno para hacer varias recetas a la vez. Otro truco es apagar el horno antes de tiempo, sin abrir la puerta, para finalizar la cocción de los alimentos. De esta forma el calor residual será suficiente para terminar de cocinar nuestra receta.

Por último, es importante tener nuestra cocina y horno de gas natural limpios. De esta forma, evitaremos aumentar el consumo energético para calentarlo.

Y si de eficiencia energética hablamos en la cocina otro consejo que os puedo dar es utilizar de vez en cuando conservas. Estos productos son ideales para ahorrar tiempo y dinero en nuestra cocina, sobre todo las conservas de legumbres.

Al no necesitar tanta cocción, como las “frescas”, el ahorro energético es más que evidente.

Es el caso de la receta que os proponemos hoy y que hemos cocinado en una cocina de Gas Natural: “Judiones al estilo segoviano con chorizo y morcilla”.

Una receta tradicional que si la elaboramos con judiones “frescos” tendríamos que hacer durante un par de horas a fuego lento que en esta ocasión, y utilizando judiones en conserva, hemos hecho en poco menos de 20 minutos.

Judiones al estilo segoviano con chorizo y morcilla

Ingredientes para hacer Judiones al estilo segoviano con chorizo y morcilla, para 4 personas:

  • 1 Bote de Judiones en conserva
  • 1 Chorizo ahumado especial para Fabada
  • 1 Morcilla especial para Fabada
  • 1 Cebolleta
  • Pimentón de la Vera
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Como hacer Judiones al estilo segoviano con chorizo y morcilla:

  1. Echamos tres cucharadas de aceite de oliva en un cazo o cazuela.
  2. En lo que se calienta, picamos finamente la cebolleta, sólo la parte blanca. La verde podemos guardarla para hacer un buen caldo con huesos de pollo.
  3. Cuando la tengamos pochada, añadimos el chorizo cortado en rodajas gruesas.
  4. Removemos suavemente.
  5. Añadimos media cucharada de pimentón y mezclamos.
  6. Incorporamos los judiones, lavados y escurridos previamente.
  7. Sazonamos y cubrimos con agua.
  8. En cuanto rompa el hervor, bajamos el fuego al mínimo durante diez minutos. Incorporamos la morcilla, cortada también en rodajas gruesas, y dejamos hacer otros tres o cuatro minutos más.
  9. Retiramos el cazo y dejamos reposar durante cinco minutos. En lo que ponemos la mesa…
  10. Servimos y degustamos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.