Garbanzos con marisco. Un sabroso guiso marinero que podemos elaborar con diferentes ingredientes como por ejemplo mejillones, calamar, gambones, carabineros, etc.

Garbanzos con marisco

Cuando hablamos de recetas de legumbres se nos viene a la mente elaboraciones largas con pasos necesarios, como el remojo de las legumbres, el día anterior.

Esta manera tradicional de cocinar las legumbres no está reñida con otras más rápidas que nos ofrecen las legumbres en conserva.

La propuesta de hoy, Garbanzos con marisco, podemos hacerla con cualquier tipo de legumbre en conserva como judiones, alubias pintas, blancas, garbanzos, etc.

Lo importante es disponer de un buen caldo de pescado, unas cuantas almejas, unos gambones o langostinos, o cualquier otro tipo de marisco o moluscos que tengamos en nuestra nevera o se nos antoje en la pescadería.

Ingredientes Garbanzos con marisco para 4 personas:

  • 1 bote de Garbanzos en conserva
  • 4 Gambones o langostinos
  • 4 Cigalas
  • 300 gr. de Almejas
  • 1 Cebolleta pequeña
  • 3 Cucharadas de tomate frito
  • 1 Pizca de Pimentón de La Vera (dulce)
  • 1 Vaso de chupito de coñac
  • 500 ml de Caldo de pescado

Garbanzos con marisco

Elaboración Garbanzos con marisco:

  1. Pochamos en una cazuela con un par de cucharadas de aceite de oliva la cebolleta, limpia y cortada en dados pequeñitos.
  2. Cuando esté transparente incorporamos el tomate frito y el pimentón, removemos, añadimos el coñac y volvemos a mezclar.
  3. Removemos unos segundos, hasta que se evapore el alcohol y vertemos el caldo de pescado.
  4. En lo que se calienta el pescado, escurrimos los garbanzos en un colador y les pasamos por agua limpia.
  5. Escurrimos y les introducimos en la cazuela con el caldo.
  6. Dejamos cocer unos minutos. Añadimos (en nuestro caso) los gambones, las cigalas y las almejas (que las habremos tenido un par de horas en agua con sal, cambiándole de cada hora, para que suelten posibles restos de arena).
  7. Dejamos cocer el conjunto durante cinco minutos.
  8. Si vemos que nos queda el caldo muy “líquido” podemos espesarlo de la siguiente manera. Echamos un par de cucharadas de garbanzos en el mortero, machacamos bien. Añadimos un cazo de caldo y mezclamos. Vertemos de nuevo en el guiso y lo mezclamos todo moviendo suavemente la cazuela.
  9. Rectificamos el punto de sal, si hiciera falta, servimos y degustamos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.