Las cloquetas de Cándida, cocina sencilla, casera y tradicional

“Las cloquetas de Cándida”, un libro de cocina sencilla, casera y tradicional como la propia autora, Cándida Villar, que yo descubrí anoche en el programa de televisión “El Hormiguero” de Pablo Motos.

Portada del libro "las cloquetas de Candida"

Si eres de los que no tienen metilcelusosa en la cocina (como Santi Santamaría) y añoras el arroz con leche que te hacía tu madre cuando estabas malit@, en “Las cloquetas de Cándida” encontraras muchas recetas con el mismo cariño que te daba tú mamá.

Cándida nos desvela más de cien recetas, de toda la vida, con su habitual desparpajo y simpatía. Desde los guisos más sabrosos y contundentes hasta sus famosas “cloquetas”. Aparte, en este recetario encontramos numerosas anécdotas, divertidos consejos y platos tan fáciles de preparar que, como diría la autora, “se pueden hacer hasta sin gafas, y tan sabrosos que quitan hasta la calvicie”.

Por cierto la editorial de este libro, Temas de hoy, es el mismo que el libro “la cocina al desnudo” del cocinero más nombrado últimamente Santi Santamaría”.

Cosas que tiene la cocina, que sin lo tradicional no existiría la más vanguardista… ¡que aproveche!

“Las cloquetas de Cándida”

Número de páginas: 242
Precio: 22,00 €
ISBN: 978-84-8460-703-8
Más información: Temas de hoy

2 Respuestas

  1. cuatroespecias

    No estoy de acuerdo con el libro.
    Prefiero apostar por libros de profesionales, aunque sean sencillos, como el de 1080 recetas de Simone Ortega.
    Hay demasiados libros de “aficionados/as” en el mercado y normalmente, no respetan las técnicas correctas de la elaboracion de un plato.Hasta he visto auténticos disparates.
    Al igual, que un NO arquitecto no debería hacer una casa, un No PROFESIONAL DE LA COCINA, no debería escribir un libro de ese tema.
    Es mi humilde opinión, pero así lo siento.

    Responder
  2. Jesús Miguel García Martín

    Hay queda 4E.

    El mundo de la literatura esta copado por “parásitos”, al igual que en todas las demás profesiones. Y muchas veces damos más importancia al “parásito” en sí, que al cuerpo en el que habita…

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.