Greenpeace y Nestlé enfrentadas por el aceite de palma

Cada año, en todo el mundo son taladas millones de hectáreas de selva y bosque para después plantar en ella la palmera africana o aceitera. El aceite extraído de estas plantas, aceite de palma es muy utilizado para fabricar desde todo tipo de cosméticos (jabones, champú, pasta de dientes, cremas, etc.), hasta bollería industrial, margarinas, chocolatinas, etc.

Greenpeace y Nestlé enfrentadas por el aceite de palma

Pero es Indonesia el país que se lleva la palma, y nunca mejor dicho, al ser el país con mayor deforestación del planeta debido a que también es el mayor productor mundial de aceite de palma.

Una de las mayores compañías agroalimentarias que hay en el mundo, y que emplea el aceite de palma en algunos de sus productos, es la multinacional Nestlé, que lo usa para elaborar todo tipo de chocolatinas y en especial, el Kit-Kat.

No me equivoco cuando digo que casi todo el mundo que navega por Internet está metido en alguna de las redes sociales que hay disponibles, Facebook, Tuenti, Twitter, etc.

Tampoco me equivoco cuando digo que estas redes sociales son un arma de doble filo, ya que te puede beneficiar en tus relaciones sociales y perjudicar cuando se alteran los datos que subes a tu perfil.

Y ya no te cuento lo que les puede pasar a las diferentes marcas que hay en el mercado que tienen abierto canales por todas las redes sociales. Porque igual que pueden subir la popularidad y la notoriedad rápidamente de una marca, también pueden servir para que un mero comentario que no guste a los fans se convierta en el inicio de una auténtica crisis corporativa, como le ha ocurrido recientemente a Nestlé por el uso que hace del aceite de palma.
Todo esto comenzó cuando el pasado 17 de marzo, la ONG Greenpeace, denunció en una agresiva campaña el uso del aceite de palma que hace Nestlé para la fabricación de su chocolatina Kit-Kat.

Al ver que los fans tomaron el viral de Greenpeace como principal tema del perfil de la marca en la red social, la propia multinacional tomó la decisión de informar a sus usuarios lo siguiente: “Vuestros comentarios son bienvenidos, pero por favor no uséis una versión alterada de nuestro logo como imagen para vuestro perfil. Será eliminada”.

Los fans, como es normal cuando te prohíben algo, criticaron y afearon la actitud del moderador de Nestlé y éste respondió: “Gracias por la lección de modales, considérese acogido en la página. Pero es nuestra página, ponemos las reglas, siempre ha sido así”.

Como comprenderéis la reacción del personal fue tal, que el moderador ha prometido cuidar las formas, aunque Nestlé mantiene en la cabecera de la página el mensaje sobre el logo.

ESTE VÍDEO PUEDE HERIR TU SENSIBILIDAD



Cierto es que la campaña lanzada por la ONG, en la que se incluye un vídeo en el que se ve a un oficinista “tomarse un respiro”, o Kit-Kat, en medio de su jornada laboral. Abre el envoltorio y muerde la barrita de chocolate, pero se ve que son dedos de orangutanes ensangrentados, uno de los animales más perjudicados por la sobre explotación que se está llevando a cabo en Indonesia, según la ONG.

Es tal el alcance que está teniendo esta “batalla” entre Nestlé y Greenpeace, que el mismo día del lanzamiento internacional del vídeo, el pasado miércoles 17 de marzo, la multinacional censuró por unas horas su emisión en Youtube, lo que provocó una movilización global aún mayor en su contra.

Algo de verdad tiene que haber en las acusaciones vertidas por Greenpeace cuando Nestlé ha cancelado las compras de aceite de palma a la mayor empresa indonesia que se lo suministra (Sinar Mas).

Está claro que nadie está libre de llevarse varapalos cuando te expones abiertamente al mundo, pero si encima tensas la situación y “entras al trapo”, el efecto puede ser como el que le está sucediendo a Nestlé. Las entradas en su página de Facebook se han aumentado y la furia de los internautas se ha intensificado cada vez más.

Después de estos encontronazos, y el último vídeo de la ONG (mucho más fuerte que el anterior), mañana martes 30 de marzo, Nestlé y Greenpeace tendrán un momento Kit-Kat, y se reunirán en Suiza para intentar solucionar esta delicada cuestión.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.