VII Edición del Salón Bilbovinos en el Guggenheim

En el atrio del Museo Guggenheim, se inauguró ayer la VII Edición del Salón Bilbovinos y el IV de Bilboliva, dedicado éste último al mundo del aceite de oliva y a las almazaras que lo producen.

Museo Guggenheim

Museo Guggenheim

El festejo, inaugurado por Irene Pardo, directora de Calidad Alimentaria del departamento de Pesca, Agricultura y Alimentación del Gobierno vasco, finalizó a las nueve de la noche.

Cientos de bilbaínos acudieron al salón, a lo largo de esas nueve horas, para degustar los mejores vinos (se presentaron 100 bodegas) y aceites (estuvieron 20 almazaras) que en estos momentos se hacen en España.

Pero la novedad de esta feria no fueron los vinos, sino que como en las bodas de Caná, fue el agua.

Mostraron a los perplejos visitantes una botella de agua de lluvia de Tasmania, Cloud Juice, que tiene 9.750 gotas de agua, contadas una a una.

Agua Mineral Tasmania, Cloud Juice

Agua Mineral Tasmania, Cloud Juice

Otra de las selectísimas marcas de agua era Elsenham, que tiene un precio en origen de 5 euros y cuyo contenido se obtiene de la filtración a través de una roca caliza de un manantial a gran profundidad, junto a ellas, la botella Karoo, que proviene de un oasis de Sudáfrica, y la holandesa Ogo, realmente eficaz para aquellos que habitualmente practican deporte de alta competición y para todos los que sufren dolor de cabeza, aunque sea de cuando en cuando, por alguna resaca inoportuna.

Entre los asistentes al acto se encontraban diversos sumilleres, bodegueros y profesionales del vino, del País Vasco y del resto de España.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.