Abadía Retuerta Bodega del Año por la guía de Vinos Gourmets 2007

Abadía Retuerta recibió el premio a la ‘Bodega del Año’, de parte de la guía de Vinos Gourmets 2007 por la “entrega y regularidad en la calidad de todos sus vinos”, el acto de entrega se realizó en el marco del XXI Salón Internacional del Club Gourmets que se celebró en Madrid desde el lunes 16 de abril, hasta el pasado jueves 19.

Bodegas de Abadía Retuerta

La bodega está situada en Sardón de Duero, (Valladolid), construida en una finca de histórica tradición vitivinícola ubicada en “El Pago de la Milla de Oro”, entre Tudela de Duero y Peñafiel.

En esta zona concurren las marcas más prestigiosas de vino en España como Vega Sicilia, Pingus, Alion, Mauro o Hacienda Monasterio.

Abadía Retuerta, propiedad de la multinacional suiza Novartis, ha diseñado un ambicioso proyecto de enoturismo en el que invertirá cerca de 15 millones de euros, en la construcción de un hotel de cinco estrellas con 15 habitaciones y un restaurante de primer nivel, ya que según Donald Michael Cusimano, neoyorquino y director general de la bodega: “buscamos El Bulli castellano y leonés”.

La apertura del complejo, que ocupará un ala del Monasterio Premostratense de Santa María de Retuerta, del siglo XII, que actualmente acoge parte de las instalaciones, está prevista para finales de 2008.

El proyecto enoturístico es el mejor negocio para el vino, que a la vez ejerce como el mayor atractivo para el hotel, asegura Cusimano.

Esta iniciativa pretende que el monasterio esté habitado los 365 días del año y preservarlo para siempre.

Pero éstos no son los primeros pasos de Abadía Retuerta en el enoturismo, ya que es una de las pocas bodegas de la zona que ofrece distintos tipos de visitas desde hace varios años.

El reto es triplicar las visitas hasta ahora con la apertura del hotel, el restaurante y la llegada del Tren de Alta Velocidad a Valladolid, que se espera para finales del año 2008.

El aspecto que diferencia a Abadía Retuerta de otras empresas del sector es la vinificación por pagos.

Es decir, hay otras bodegas que lo hacen en España, pero nadie cuenta con 54 pagos en 210 hectáreas de viñedo, y el método de trabajo, que supone un control de las parcelas por separado y la aplicación de distintas técnicas en función de sus necesidades, es complejo y esto mismo les permite garantizar que sus vinos proceden de un viñedo determinado y son la expresión del terruño al que pertenecen, haciendo de los caldos algo únicos.

Por este motivo, el neoyorquino apunta que la bodega cumple con todos los requisitos para considerar sus productos como vinos de pago.

Abadía Retuerta cerró el ejercicio 2006 con una facturación superior a los siete millones de euros duplicando la del último año, gracias, en buena medida, al crecimiento experimentado por Selección Especial, el vino más emblemático de la casa.

Según Cusimano, los mercados de alto poder adquisitivo, como el estadounidense y el británico, se están cansando de los vinos del Nuevo Mundo y buscan el “Nuevo Viejo Mundo”, con las creaciones de profesionales como Álvaro Palacios (L’Ermita), Peter Sisseck (Pingus) y Ángel Anocíbar, este último enólogo de Abadía Retuerta, que en 2005 fue designado Enólogo del Año en el International Wine Challenge de Londres, certamen en el que el Selección Especial 2001 fue nombrado Mejor Vino Tinto del Mundo.

La edad media del viñedo supera los 15 años y en la finca poseen variedades tempranillo, cabernet sauvignon, merlot, syrah y petit verdot, gracias a la libertad que les otorga no estar adscritos a ninguna denominación de origen.

Los buenos resultados obtenidos con las variedades petit verdot y syrah han provocado que se incremente su superficie plantada.

Uno de los retos de futuro de Abadía Retuerta se centra en la consolidación de Selección Especial como producto estrella de la bodega, con una producción media anual cifrada actualmente en 500.000 botellas.

Precisamente el mes pasado Abadía Retuerta ha iniciado la comercialización de “Selección Especial 2004”, un vino excepcional compuesto por Tempranillo (75%), Cabernet Sauvignon (20%) y un pequeño toque de Merlot (5%).

La añada de 2004 fue catalogada como la mejor de la historia de la bodega desde su creación hace 18 años

El vino, con una crianza de 18 meses en barricas mixtas de roble francés y americano.

Para su elaboración se han incluido partidas de mayor calidad procedentes de las mejores parcelas de tempranillo, beneficiándose de las que se destinaban a la producción de Cuvée el Campanario, para darle más fuerza y convertirlo en el vino más representativo de la bodega.

Es un caldo de gran riqueza aromática e increíble expresividad, con buen equilibrio entre alcohol, acidez y estructura, complejo y atractivo en nariz, con toques de frutos rojos, gran suavidad de entrada y con un final largo, especiado y muy persistente.

Fuente: Abadía Retuerta.

Send this to friend