Lauki se llama ahora Lactel

Desde el pasado mes de junio encontramos en los lineales de tiendas de alimentación, supermercados y grandes superficies la marca de leche Lactel.

Leche Lactel

Lactel es el nuevo nombre de la leche Lauki, la de siempre, donde sólo cambia el nombre, pero no su precio, ni su lugar de origen o de envasado. La transición a la nueva marca se mostró en primer lugar en las botellas de leche fresca, coincidiendo con la puesta en marcha de la nueva línea de envasado de la planta de Valladolid.

Por lo demás no cambia. Es la misma leche fresca 100% española, procedente de un selecto grupo de granjas elegidas por la calidad de sus instalaciones, su respeto por el medioambiente y el buen trato dado a sus vacas y que se distinguen con el sello de calidad Certilactalis.

Se comercializa “entera” y “semidesnatada” en una práctica botella de plástico transparente, que nos recuerda a las antiguas botellas de cristal que se repartían a domicilio hace décadas, de 1,5 o 0,75 litros, con un precio de 1,65 y 0,89 euros respectivamente.

La leche fresca Lactel es la leche cruda de vaca pasterizada, la de siempre, la que consumíamos cuando éramos pequeños. Se caracteriza por tener un sabor más auténtico, por dejar en el vaso una mancha blanca y por tener que conservarse en frío para mantener sus propiedades naturales.

Sin embargo existen muchas dudas o “rumores urbanos” acerca de este producto natural, ideas erróneas sobre sus propiedades, su conservación o sus cualidades gastronómicas. Lactel nos ayuda a aclarar esos “mitos” y a despejar las dudas acerca de la leche fresca.


¿La leche fresca se deteriora en 2 días?

Falso. La leche fresca se somete únicamente a un tratamiento de pasterización suave que no ha variado en 50 años. Sin embargo, el proceso de transporte y embotellado se ha mejorado y las empresas han conseguido garantizar una higiene máxima de todas las etapas del proceso que culmina con el envasado en las botellas.

En el caso de la leche fresca Lactel, antes de abrir la botella, puede conservarse hasta 2 semanas en la nevera (por debajo de 6 grados) y conserva todas sus propiedades y sabor durante 3 días una vez abierta.

¿Hay que hervirla antes de consumirla?

Falso. La leche fresca se puede consumir directamente de la botella, no es necesario hervirla ni tratarla, ya que ha sido pasterizada en la fábrica.

¿La leche fresca es mejor para hacer ciertas recetas?

Verdadero. Al ser leche natural, la leche fresca mantiene todas sus propiedades y su sabor de origen. Esto la convierte en un ingrediente ideal para elaborar las recetas tradicionales donde la leche tiene protagonismo. Todo el mundo sabe que la leche fresca enriquece recetas como el arroz con leche, las natillas o la leche frita. Recetas de toda la vida que nuestras abuelas o nuestras madres hacían entonces con dos trucos: mucho cariño y productos frescos y naturales como la leche fresca.

¿La leche fresca engorda?

Falso. La leche fresca mantiene todas sus propiedades organolépticas y el sabor de la leche de siempre pero tiene la misma materia grasa que la leche UHT. También existe la variedad semidesnatada, que contiene solo 1,6 gramos de grasa por cada 100 ml. Así, los consumidores más preocupados por su línea pueden elegir la leche fresca semi y disfrutar de todo el sabor de la leche sin preocupaciones.

¿La leche fresca está indicada para niños y mayores?

Verdadero. Al mantener todas las propiedades de la leche, la leche fresca está indicada en la alimentación de las personas que más lo necesitan, como es el caso de personas mayores o niños en edad de crecimiento. La leche fresca no lleva conservantes ni aditivos, es 100% natural. Además, la leche fresca es el producto ideal para quienes disfrutan con el auténtico sabor de la leche, leche.

¿La leche fresca es mucho más cara?

Falso.  El precio del litro de leche fresca Lactel (que se comercializa en botellas de 0,75L o 1,5L) es aproximadamente de 1,10 euros el litro.

Como verás si que existe una diferencia de precio respecto a la leche UHT en brik pero no es en absoluto excesiva y se justifica por su alta calidad que se materializa en un cuidado proceso que cumple los máximos controles de calidad en todas las etapas.

Desde su origen en granjas seleccionadas pasando por el transporte en frío, el envasado aséptico y el mantenimiento de la cadena de frío hasta las grandes superficies, la calidad de la leche fresca Lactel está garantizada.

¿La leche fresca procede de las mejores vacas?

Verdadero. Para garantizar el mejor sabor de la leche es necesario obtenerla de las mejores vacas. La leche fresca Lactel procede al 100% de selectas granjas españolas donde las vacas pastan libremente y reciben los mejores cuidados así como una alimentación natural. Un organismo independiente audita y certifica que estas granjas siguen unas rigurosas normas de higiene, alimentación y cuidado de las vacas, otorgando el sello CERTILACTALIS, certificado por SGS ICS Ibérica.

5 Respuestas

  1. Carlos Dube

    Fuera del debate de si la leche fresca es más cara o más sana etc, es indudable que esta leche fresca está infinitamente más buena que otros formatos o variedades. Y no hablo de la Lauki, hablo en general. Vamos, pero a kilómetros de distancia. Y hablo de la entera, por supuesto. Aunque nosotros compramos leche desnatada o derivados de soja, pero por un pequeño problema que tengo con la lactosa, es un caso aparte, esta no falta en casa. Pero vamos, la leche desnatada es un agua que sólo recomiendo si tienes algún problema de salud, o te quieres beber caprichosamente 1’5 litro de leche del tirón, mezclada con algo, Pero vamos, siempre me ha dado rabia la gente que no tiene ningún problema, ni incluso está anchita, y toma leche desnatada o semidesnatada en casa porque ‘me gusta que no sepa tanto a leche’. Hasta aquí de acuerdo, pero lo gracioso es que luego le encantan los cafés de cafetería que tú y yo sabemos que todos llevan leche entera, y algunos que he visto hasta fresca (en Granada). Independientemente de la calidad del expreso, la leche aporta algo al sabor final, vamos digo yo ;). Gracias por la información Iscariote.

    Responder
  2. Jesús Miguel García Martín

    Tienes toda la razón. Nosotros cuando no teníamos críos en casa comprábamos la leche desnatada por el tema “físico” (una verdadera bobada por que luego comes otras cosas-compradas en el súper, que tienen muchísimas más calorías y menos nutrientes que la leche entera como son las copas de chocolate, natillas, arroz con leche, etc., ), luego por ellos nos cambiamos la la leche fresca entera.

    Yo me acuerdo que de pequeño íbamos a comprar la leche, con lecheras, directamente a las casas de los ganaderos y nos la bebíamos cruda, ¡que buena estaba! La comprábamos por cuartillos (250 ml. ), luego, una vez cocida, nos pegábamos por comernos la nata en un bocadillo con un poco de cola-cao… Un saludo Carlos.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to friend