El Kombu (Laminaria Ochrooleuca) es el alga alimentaria más consumida en el mundo.

Alga Kombu, Porto Muiños

Hace un tiempo os hablamos de un tipo de alga llamada “espagueti de mar” o Himanthalia Elongata de la empresa Porto Muiños. Esta vez os queremos mostrar un alga llamada “kombu“, que también es comercializada por esta empresa gallega.

El kombu es una especie de alga atlántica que tiene un delicado sabor a mar. Debido a su origen marino, estos vegetales son mucho más ricos en minerales que las hortalizas de “tierra” tradicionales.

Esta especie crece en forma de grandes extensiones o bosques submarinos de gran belleza sobre todo en costas rocosas, limpias y que son batidas por las olas. El Kombu es una especie longeva que puede llegar a medir más de 3 metros de longitud.

Una vez recolectada sólo se usa su parte palmeada, dividida en varias cintas, para su posterior comercialización, bien en envases con Kombu deshidratado o en salazón.

Alga Kombu, delicado sabor a mar (5)

Las cintas de Kombu tienen un delicado sabor a mar y son de consistencia gruesa y carnosa. Por su riqueza en ácido glutámanico potencian el sabor de los alimentos con los que se preparan y tienen una gran capacidad espesante por su alto contenido en fibra soluble.

Como la mayoría, este tipo de algas, destaca por su alto contenido en yodo, calcio, ácido algínico y vitaminas A. B2, C, D y E. Entre sus propiedades también está el estimular el sistema linfático; evita que la tensión se dispare; agiliza la digestión y elimina el colesterol gracias a su contenido en fibra.

Por otro lado, este alimento de escaso aporte calórico nos brinda múltiples nutrientes beneficiosos para nuestra salud siendo un recurso muy utilizado por vegetarianos estrictos, ya que mediante ésta “verdura” obtienen hierro y proteínas que, aunque son de origen vegetal, contribuyen a prevenir carencias.

Alga Kombu, delicado sabor a mar (4)

Su uso en la cocina es muy amplio ya que se puede usar tanto como guarnición en platos de pescado y carne o también se puede usar para hacer cremas, guisos y arroces o, si se quiere, se puede tostar en el horno, se machaca en un mortero y puedes usarse como condimento o rebozado para croquetas, langostinos, etc.

Como curiosidad, si echas un poco de Kombu en cualquier guiso de legumbres aparte de facilitarnos la posterior digestión del plato, también reducirá considerablemente el tiempo de cocción y encima les aportará sabor.

No hay que hacer nada “raro” a la hora de prepararla en la cocina, vasta con seguir las instrucciones que vienen en el envase. Se puede añadir directamente (cuando sea deshidratado) en el guiso o, una vez hidratado en agua con sal, cocerlo 30 minutos.

Desde El Aderezo te aconsejamos que pruebes a cocinar con algas. Que las pierdas el miedo, verás como te sorprenden.

También te puede gustar

Alcachofas con jamón

La receta de alcachofas que más se suele hacer son las Alcachofas con jamón. En todas sus...

Fuentes del Silencio

Con viñedos viejos de más de 100 años, algunos pre filoxéricos, de las variedades autóctonas...