Feria de la Trufa blanca de Alba

En Alba (Cuneo, Italia) se ha llevado a cabo  la 76ª Edición de la Feria Nacional de la Trufa Blanca, exactamente del 30 de septiembre al 5 de noviembre.

Trufa blanca de Alba

Este evento nació de la Asociación Nacional del Tartufo (trufa) blanca de Alba, para promocionar, organizar y promover la Feria de la Trufa.

El centro de la fiesta lo ha constituido los stand expositivos, que ofrecieron lo mejor de los productos típicos locales.

Mientras,  entre las citas más prestigiosas, hay que recordar la «VIII Subasta mundial de la trufa», que será el próximo 12 de noviembre  en el Castillo de Grinzane Cavou, ya contaremos quien se ha quedado con tan afamada trufa y sin unos varios miles de euros.

Y la entrega de la trufa del año a un personaje de fama mundial, que fue el pasado 4 de noviembre.

La manifestación, nacida en honor del llamado «oro blanco» se ha convertido con el pasar de los años en un contenedor ideal para difundir las excelencias de la cultura y de la enogastronomía de Piamonte, pasando de ser un momento de convivencia a una rica ocasión de citas con el folklore y el arte.

El tradicional «Mercado Mundial de la trufa blanca de Alba» tendrá lugar en el antiguo mercado, mientras que en la cercana plaza de la Magdalena se colocarán los puestos expositivos para la oferta culinaria de la cesta local.

En torno a la trufa, se ha montado un gran festival socio-cultural:  El Palio de los burros, (1 de octubre), miss de la manifestación “Bela Trifolera”, en su 50ª edición, y la «noche blanca» con entretenimientos, conciertos, exposiciones y tiendas abiertas hasta la madrugada.

Concursos de pintura, teatro, un concurso de quien busca primero una trufa blanca, quien lo haga en menos tiempo se lleva a casa la módica cantidad de 1 Kg. de este preciado “oro blanco”.

Tambien hay un fiesta del vino, de lanceros y espadas,  festival de la bandera, el chocolate contra la trufa, etc.

Esta feria comenzó el 30 de septiembre y termino el 5 noviembre, muchos días, muchísimos eventos, este año nos ha cogido un poco tarde, pero el año que viene, es para pensárselo dos veces, y dejar  las vacaciones de verano en las fechas finales de septiembre  e ir a conocer tan variopinto festival.

3 Respuestas

  1. Bosca

    Os mando un recorte intesante acerca de las trufas blancas:

    En la reciente subasta de trufas blancas que tuvo lugar el pasado 13 de noviembre en la localidad italiana de Alba -el célebre Asta Mondiale del Tartufo- y que se retransmite vía satélite a medio mundo, se llegó a pagar por un ejemplar de 850 gramos la friolera de 95.000 euros. El afortunado comprador, un banquero de Hong Kong, pujó con millonarios, restauradores excéntricos y vip, engrandeciendo el mito de este preciado hongo de feo aspecto y olor a gas.

    Y es que si existe entre los gourmets un producto sibarita, con halo de lujo y sinónimo de exclusividad, ése es el tartufo bianco, la famosísima trufa blanca de Alba, que científicamente se conoce como Tuber Magnatum Pico. Es una rareza botánica, que sólo se da de mediados de septiembre a finales de enero en el norte y centro de Italia, sobre todo en Piamonte y Umbría. El que pasa por ser el alimento más caro del mundo, no tiene una apariencia apetecible. Se asemeja a una patata por su color amarronado, de aspecto amorfo y lobulado, que se vuelve más claro en el interior (del blanco al marrón pálido). Crece bajo la tierra, y se desarrolla a instancias del álamo, el tilo, la encina o el sauce, de cuyas raíces se alimenta y que le permiten conseguir el perfume, sabor y olor que la caracterizan. Normalmente cada raíz produce una trufa por año, que cuanto más profunda esté enterrada, mayor tamaño tendrá.

    La singularidad de la Tuber Magnatum es su delicado y profundo aroma, difícil de describir, una combinación de gas, hidrocarburo y humedad, que impregna los ingredientes de cualquier plato con un olor intenso y embriagador. Quizás por eso siempre se ha pensado que tiene poderes afrodisíacos. En España la trufa blanca se ha dado a conocer sobre todo de la mano de restaurantes italianos, que la utilizan fundamentalmente en preparaciones en las que intervienen la pasta o los arroces, los conocidos risottos.

    Davide Luccardi, director y propietario de Caput Mundi, comenta que este hongo va muy bien ‘con platos suaves, pastas y arroces de fondos blancos, y productos como la patata, los huevos u otras setas, pero no con pescados, caza o aliños que anulen su aroma y sabor, como los cítricos que marinan los carpaccios’. En su restaurante trabajan trufas blancas de primera selección, ‘ralladas al momento delante del cliente’, y, ‘sin emplear aceites de trufa de dudosa procedencia que engañen al comensal’. Él utiliza unos cinco gramos en cada plato, aunque si el cliente quiere puede solicitar mayor cantidad, que se rallará y pesará en su presencia, a razón de cinco euros por cada gramo adicional. Pero de no degustarse en los restaurantes queda la opción de darse un capricho en casa. En Gold Gourmet (José Ortega y Gasset, 85. Madrid. Tel.: 91 402 03 63) venden excelentes ejemplares de 40 a 80 gramos. El precio, según mercado: entre 3.000 y 3.800 euros el kilo.

    Responder
  2. jesus palos

    ME PODRIAN INFORMAR EN QUE FECHAS ESTE AÑO ES LA FERIA DE LA TRUFA BLANCA Y EN TODO CASO SU PROGRAMA DE ACTOS.
    MUCHAS GRACIAS

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.