El G8 combate el hambre del mundo con un menú de lujo

Una mesa repleta de manjares es lo mejor para terminar cualquier debate sobre “como se combate la pobreza en África, el envío de ayuda a dicho continente y la escasez de alimentos en el mundo”.

Cumbre del G8 2008

Esa unión para cualquier persona, no tiene sentido común ya que, le sería imposible si quiera probar bocado, ahora, para los mandatarios que forman el grupo de las 8 economías más potentes del mundo (EEUU, Francia, Italia, Alemania, Rusia, Canadá, Japón e Inglaterra), eso se traduce en un festín en toda regla.

Maíz con caviar, dados de atún rojo, gelatina de soja, almejas hervidas, salmón ahumado y erizos de mar, son algunas de las 20 creaciones culinarias elaboradas por el cocinero japonés Katushiro Namakura, para deleitar a tan dignos.

Esto es lo normal, agasajar a los mandatarios con los mejores manjares posibles, no uno ni dos, los máximos posibles.


Ahora, que se reúnan los países más ricos del mundo para tratar un problema tan grave como es la falta de alimentos en tantísimos países debido a las crisis alimentaría mundial y la tan “arraigada” en África, no es tan normal.

Hace tiempo os hablamos de un afamado cocinero francés que se negó a elaborar una cena por una cuestión moral, ya que dicho evento costaba la friolera de 194.000 €, precio que incluía un viaje para conocer la pobreza extrema que sufre la región tailandesa de Surin.

Esta cumbre, que tiene la intención de combatir todos estos males, que a los países ricos les carcome por dentro, y (la falta de vergüenza), no les deja ver las promesas que hicieron de ayuda al desarrollo hace cuatro años.

Por el año 2005, el G8, prometió aumentar la ayuda al continente africano a 50.000 millones de dólares al año hasta 2010 para combatir el hambre pero esto, por ahora, está por cumplir.

Ahora tras esta cena, casi todas las ONG’s, han levantado la voz.

Alguien las oye, creo que no.

Vía: Elmundo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to friend